Compartir

Imagínense tener 23 años y además de ser bellos, pertener a la realeza de Hollywood. Esa era la situación de Elizabeth Taylor y James Dean cuando les sacaron esta foto durante el rodaje de Gigante. Ella, que de niña había sido estrella esclavizada por la Metro, por fin se había liberado del sistema de explotación de los grandes estudios de la época y gracias al respeto que se había ganado por su trabajo en Ambiciones que matan junto a Montgomery Clift, al llegar al set de Gigante ya era una diva, mientras que Dean, tras a haber filmado Rebelde sin causa, qué decir, sin dudas era el hombre del momento. Enseguida, las estrellas se cayeron bien y se hicieron amigos.

Es un clásico de las filmaciones que se generen chismes de todo tipo sobre lo que pasa en el tedio de los días de rodaje. Viendo los extras de la edición que la Warner lanzó al cumplirse cuarenta años del estreno de este clásico de George Stevens, uno se entera de que la locación fue invadido por el equipo de la película, tanto que ocuparon todas las habitaciones del único hotel de la ciudad. También cuentan que la casa gótica, esa de la pradera, era puro cartón pintado creado por la gente de la Warner y que James Dean era bastante reservado, que se compenetraba del papel que debía interpretar, que les pedía a los cowboy de la zona que le enseñaran a manejar el lazo y que a pesar de su introspección, también se podía mostrar amable. La tercera figura de la película era Rock Hudson, casi la contracara de Dean, afable y cordial, un galán ya consagrado con apenas 28 años y llevó al laburo a Phyllis Gates, la que sería su esposa.

Pero por afuera de todas estas historias oficiales que se grabaron para los extras del DVD existen otras historias que para conocerlas precisan que el interesado busque en las distintas biografías de los protagonistas, sobre todo las de Elizabeth Taylor y James Dean.

Los biógrafos dicen que Dean y Taylor hicieron rancho aparte del resto de sus compañeros. No se sabe bien la razón, pero queda claro que entre Rock Hudson y James Dean existía la peor de las ondas, tal vez porque Dean era una actor del “método” y despreciaba al galán de Hollywood de rostro inconmovible, ó porque Dean, que supo ser taxi boy antes de alcanzar el estrellato, percibía la homosexualidad oculta de Hudson y eso lo provocaba a molestarlo. Una integrante del elenco especula en los extras sobre que el jueguito de Dean tenía que ver con una especie de lucha secreta con Hudson vinculada a la trama de la película, algo así como que lo que no podía su personaje en la pantalla, Jimmy se lo hacía Hudson en la vida real: seducir a Elizabeth Taylor.

Mientras el resto elenco y el director de la película pasaban las horas planificando y ensayando, Elzabeth y Jimmy pasaban buena parte del tiempo fumando marihuana en los lugares más lejanos del set. No hacían otra cosa que reírse y en algunos casos George Stevens cambió algunos planos de la cámara para evitar la intensidad y la irritación en la mirada, notorias en James Dean.

El 29 de septiembre de 1955 terminó la filmación de la película y esa noche Dean le dejó a Elizabeth Taylor su gato porque se iba unos días a correr carreras con su coche, pero al otro día mientras parte del elenco se encontraba mirando el resultado de las tomas realizadas el día anterior, llegó la noticia de que esa madrugada James Dean se había matado en un accidente automovilístico.

Un año después se estrenó Gigante que tuvo once nominaciones para los premios Oscar y que logró que el estado de Texas, que había odiado la novela homónima en que se basó el film, amara su versión cinematográfica y todavía hoy digan que es la “Película nacional de Texas”.

Antes de morir Elizabeth Taylor confesó que en alguna de sus charlas, Jimmy le había contado que había sido abusado a la edad de 11 años por el pastor de su iglesia. La diva le pidió a un periodista que no contara eso hasta que ella muriera.

La realidad siempre es mas gris y deprimente, prefiero imprimir la leyenda y quedarme con esa foto de Jimmy con Elizabeth cagándose de risa después de haberle pegado unas secas a un porro que probablemente se los haya conseguido el sacado de Dennis Hooper, amigo de Jimmy, que también estaba en el elenco de Gigante.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here