Compartir

Este jueves 25 de agosto se estrena Sangre en la boca, de Hernán Belón, una ficción que retrata la incertidumbre de un boxeador ante su retiro, con Leonardo Sbaraglia y Eva de Dominici.

Ramón Alvia es un boxeador profesional que, si bien ha ganado varios campeonatos internacionales, ya tiene casi cuarenta años y está al final de su carrera. En su pelea de despedida defiende el título Sudamericano de su categoría y gana después de un combate muy duro, compensando la falta de resto físico con argucias de la experiencia. Se retira así campeón para finalmente dedicarse a su familia.

Pero después de intentar durante un período vivir la nueva vida, como dueño de un local de indumentaria de box, Ramón decide volver al gimnasio, para no desvincularse de su mundo y entrenar recreativamente. Así descubre entre los jóvenes boxeadores a Débora, una joven muy bella que ha venido del interior del país a convertirse en boxeadora profesional. Cruzan unas pocas palabras y ella se transforma en una obsesión para él. La sigue, la observa, fascinado por el misterio y fuerza salvaje que emana la joven. Finalmente terminan teniendo sexo en la pensión donde ella vive. Y sorpresivamente para él, en ese mismo lugar ella desea entrenar box. Ramón descubre un placer que nunca antes había experimentado, siente que recupera su vigor y su juventud. Entre golpes, besos y sangre sellan, como un pacto íntimo, el comienzo de su relación.

Ramón decide no retirarse del box. Va a volver a competir y esta vez por el título mundial. Empieza a entrenar junto a Débora, a pesar de la oposición de su entrenador. También abandona a su familia y se enfrenta con su manager, el líder de un poderoso sindicato devenido en candidato político.

La pareja se aísla, entregándose a una relación pasional en la que el placer y el dolor están íntimamente unidos y la violencia aumenta en cada round.

Publicado originalmente en Télam

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here