Compartir

Alejandro Chomski, autor de filmes tan disímiles como Hoy y mañana y Dormir al sol, el segundo de acuerdo a un relato de Adolfo Bioy Casares, vuelve tras un paréntesis de seis años con tres obras que se estrenarán -una semana tras otra desde este jueves-, la primera una nueva ficción, Maldito seas Waterfall (aquí la crítica), que adapta el relato homónimo de Jorge Parrondo.

Amigo de Paul Auster, de quien alguna vez piensa rodar su novela “El país de las cosas perdidas”, que los dos versionaron cuando el primero estuvo en 2001 en Buenos Aires para ambientarla en esta ciudad: “Me acuerdo que Paul miraba por la ventana del hotel a los cartoneros con mucha atención, mientras yo le decía que este era el país al que se refería”, recuerda.

Asegura que “…quince años después esta historia ya-no-es-distópica porque la realidad del camión llevándose puesta a gente en Niza lo demuestra. Sigo con el proyecto, aunque Argentina después de aquella circunstancia dejó atrás lo peor”.

“Ahora puede ser en Siria… No hace falta que sea aquí, incluso puede ser un lugar abstracto, y hablada en inglés, con Willem Dafoe y Alicia Vikander, la protagonista de La chica danesa que ganó un Oscar y eso pone más difícil la cosa, y música de David Byrne…”, sueña en voz alta.

Chomski es también autor de los documentales Existir sin vos: Una noche con Charly García y Alek, acerca del viaje que hizo con su abuelo a Rusia, registrados hace dos décadas, que se conocerán aquí en las próximas semanas, a la manera de un ciclo con sus últimas propuestas.

A los 30 años, luego de pasar una de sus crisis asmáticas, Roque Waterfall, que interpreta Martín Piroyansky, retoma su vida improductiva de vivir de renta y ser fan de Atlanta, cuando conoce a un intelectual nihilista alemán, que llega a Buenos Aires para hacer un documental sobre “gente que no tiene nada”.

Sin embargo, el cineasta europeo cambia el eje y decide hacerlo sobre alguien que no hace nada, un individuo totalmente improductivo, sin motivaciones ni ambiciones, para lo que precisamente este personaje con singulares ambiciones le viene como anillo al dedo.

Al mismo tiempo, a Waterfall se le cruza una mujer cuya sensualidad y encanto lo incitan a abrir un paréntesis a esa vida sedentaria y monótona para tener junto a ella la ilusión de algo superador.

La superposición del material documental -en blanco y negro- sobre la vida “taoísta” de Waterfall, y su otra vida ficcional-real, devienen una parodia sobre el mecanismo de creación.

Piroyanski no está solo, porque Chomski eligió a otras figuras para interpretar al resto de los personajes, como Walter Jakob, Rafael Spregelburd, Juana Schindler, Javier Lombardo, Damián De Silva y junto a ellos también Luis Machín, Marcelo Dayub, el mediático Matías Alé y la locutora Gabriela Rádice.

Publicado originalmente en Télam

Compartir

1 Comentario

  1. […] Alejandro Chomsky –Hoy y mañana, Dormir al sol– adaptó la obra “Maldito seas Roque Waterfall” de Jorge Parrondo en una película irreverente y divertida. Parodia el género documental –en el cual incurre también en Existir sin vos, una noche con Charly García que se estrena también esta semana– y el misticismo que lo rodea. Se burla de los intelectuales a través del personaje de Piroyansky, que encarna el hedonismo y otras tantas ideas sin siquiera saberlo. […]

Dejar una respuesta