Compartir

Difícil rebatir que el argumento de 2001: mientras Kubrick estaba en el espacio no se presente como (algo) original.

Veamos: año de corralito, crisis, presidente en helicóptero, muertes, represión policial, barricadas, estado de sitio, saqueos, fin de la fiesta menemista extendida vía efímera “alianza”

En ese contexto, tres amigos –no tan “adolescentes” – se enteran que en Noruega se realizará un mundial de “aviones de papel” (sí, no hay error de tipeo) con eliminatorias previas en el interior del país.

Y hacia allí irán, con autito y plata afanada a la familia porque los sueños, como se sabe, sueños son.

Viaje iniciático, adiós a una “tardía” adolescencia, los dos muchachos (Daicz, Agulla) y la muchacha (Villa) discutirán, se pelearán, se reconciliarán, competirán, se les quedará el auto hundido o algo así en el barro, conocerán gente, recorrerán parte del país y verán qué pasa a su alrededor (sin alterarse demasiado por esa geografía que se incendiaba).

mientrasEl punto de vista es claro: aguanten los avioncitos de papel y los (pequeños) conflictos familiares en oposición a un paisaje que estallaba en mil pedazos cada diez segundos.

Semejante construcción dramática a cargo del director Nicoli (también responsable del doc sobre No te va gustar), por lo tanto, y de acuerdo a la perspectiva de cada espectador, invita al disfrute o a la irritación en parejas dosis.

Como si los tres pos jóvenes miraran al mundo desde arriba (bah, como Kubrick en su propia 2001: odisea del espacio – de paso, una de las películas más sobrevaloradas e insoportables de la historia del cine-) junto a ese entorno al que a los protagonistas parecería importarles un catzo, y desde el que se anoticia con imágenes televisivas, radios encendidas y materiales de archivo, bajo esos conceptos, la película transmite una abundante carga de tilinguería ética e ideológica que condice con los tiempos actuales.

A menos que un concurso de avioncitos de papel se manifieste como el santo grial para tres personajes que no miran para los costados (la película tampoco, ya que sólo ilustra aquel fin de año), 2001: mientras Kubrick estaba en el espacio es un film atípico para el mercado local: una estudiantina veinteañera fashion, desideologizada y pueril, correcta en los rubros técnicos, con breves actuaciones de intérpretes conocidos fuera del trío central, invadida por una visión del mundo que la acerca (hasta rozarla, acariciarla) al paisaje político y social de estos días.

Al respecto, porqué no plantearse el hoy de esos tres amigos, en 2001 preocupados solo por una competencia en papel, y en estos días, podría suponerse, convertidos en proCeos con su particular manera de ver al mundo teñida de estupidez y cinismo revanchista.

2ojookmedio.jpg2001: MIENTRAS KUBRICK ESTABA EN EL ESPACIO
2001: Mientras Kubrick estaba en el espacio.Argentina, 2016.
Dirección y guión: Gabriel Nicoli.
Fotografía: Daniel Ortega. Edición: Federico Mackeprang y Gabriel Nicoli. Dirección de arte: Eugenia Lestard. Música: Seba Landro, Productores: Gonzalo Agulla, Juan Jaureguialzo y Gabriel Pastore. Intérpretes: Alan Daicz, Malena Villa, Vicente Correa, María Onetto, Esteban Lamothe, Jazmín Stuart,  Bárbara Lombardo, Iair Said, Roxana Randon. Duración: 77 minutos.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta