Compartir

La leyenda inicial nos advierte que este film está basado en L´histoire de ma vie de Giacomo Casanova así como de escenas de la ópera de Lorenzo da Ponte y Wolfang Amadeus Mozart. Pero Michael Sturminger está fomentando una falsa expectativa: la de creer que su narración y puesta en escena pretende realizar la articulación de estos dos textos referenciales del siglo XVIII. Esta pretensión se cumple parcialmente; vemos en escena el registro de sucesos extraídos de las memorias del mismísimo Casanova al tiempo que se yuxtaponen con las emuladas por la ópera Don Giovanni. Pero Sturminger no se detiene aquí.

El verdadero propósito del director es el de construir una obra en la que se articulan esos textos mencionados con la puesta en escena contemporánea y con el “work in progress” de dicha puesta. Para ello, contrata a John Malkovich para hacer de un actor que ya se ha representado a sí mismo en Being John Malkovich (Jonze, 1999) y que en esta oportunidad se lanza a este proyecto demencial que es el de interpretar a Casanova en dos registros. Así, vemos cada tanto a John Malkovich representando a Giovanni en una puesta que se ajusta al verosímil cinematográfico realista narrando los momentos previos antes de su muerte. En estas secuencias se exhibe su trabajo como bibliotecario del conde Waldstein y que coinciden con el momento en que efectivamente Casanova escribe sus memorias: de 1789 a 1798. En el castillo recibe la visita de Elisa (Veronica Ferres) quien dice estar interesada en la publicación de sus autobiografía. Este registro se funde cada tanto con el operístico. Es decir, las escenas narradas por L´histoire de ma vie son representadas a través de esa puesta en escena “moderna” que se lleva a cabo en la Ópera de Lisboa con un repertorio de cantantes profesionales y la inclusión de un actor: John Malkovich quien hace de John Malkovich.

casanovaAsí el film se va construyendo a través de estas articulaciones y también a través de los referentes que el propio actor despliega. Es quien ya tiene experiencia representándose a sí mismo y es quien ya ha representado el siglo XVIII a través de su personaje el Vizconde de Valmont de Dangerous Liaisons (Frears, 1988). “It´s beyond my control” le dice una fan de Malkovich luego de confesarle que el film había sido su despertar sexual en otros tiempos. Pero además, Casanova Variations se da el lujo de ejercer la posible crítica que despertará su estreno introduciendo un personaje secundario. John Malkovich invita a Jésica, una productora cinematográfica, con el anhelo de que pueda estar interesada en llevar la puesta al formato de la gran pantalla. El desprecio que siente la amiga del actor por lo que está viendo no deja ambigüedades: “no puedo creer que hayas pensado que podía estar interesada en este proyecto”. Así, Sturminger habla de su propia empresa como un plan que podría sonar genial pero no necesita mucho para resultar un bodrio que exige al espectador manejar todos estos textos mencionados aunque también el de Étore Scola, La noche de Varennes (1982) y el Casanova (1976) de Fellini por no mencionar además Las bodas de Fïgaro cuyas escenas también se funden con las de Don Giavanni.

En fin, lo cierto es que Casanova Variations es un proyecto ambicioso que por momentos despierta risa y, por otros, melancolía. Sería injusto decir que es una gran película pero también lo sería señalar que no tiene aciertos. Desde ya no es recomendable si el espectador no posee, cuando menos, algunas de estas cualidades: un saber general sobre la ópera, interés por las costumbres y pormenores del siglo XVIII, admiración por la figura de Casanova o Malkovich, haber tenido el despertar sexual con Relaciones peligrosas en la década del 80 o estar abocado a los estudios de género ya que la figura del don Juan siempre puede ser una fuente de múltiples interpretaciones desde tal perspectiva. Todos los demás, particularmente los Casanovas contemporáneos y los tradicionalistas ortodoxos de la ópera, absténganse de esta experiencia.

3ojookCASANOVA VARIATIONS
Casanova Variations, Austria, 2014
Dirección: Michael Sturminger. Guión: Michael Sturminger. Sonido: Jean-Paul Mugel. Fotografía: André Szamkowski. Intérpretes: John Malkovich, Veronica Ferres, Florian Boesch, Miah Persson, Fanny Ardant. Duración: 118 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here