Compartir

Fiesta de navidad en la oficina es una comedia sobre la fatídica fecha sin más pretensiones que las que expresa su título en el que además anida todo lo bueno y lo malo que encierra la película.

Empecemos por lo bueno, el cuarteto protagonista Jennifer Aniston, Jason Bateman, Olivia Munn, T.J. Miller y Kate McKinnon es vendedor y eficiente. Los dos directores, Josh Gordon y Will Speck son buenos artesanos a la hora de plasmar filmar eso que algunos llaman nueva comedia americana, aunque ya no sea tan nueva porque eso es lo que pasa con la etiquetas, se quedan aunque el producto esté medio vencido. Y si el elenco nos cae bien y los directores saben su oficio, entonces qué lo que falla, puede preguntarse el lector. Y el crítico no puede hacer ms q﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽ede hacer mbien y los directores son eficientes que es lo que falla puede preguntarse el lector y el cr comedia pero eás que tomar impulso y meterse de lleno en la explicación de lo que no anda en una comedia que sin embargo, no está del todo mal.

Clay (JT Miller) es un joven rico heredero en parte de una empresa de tecnología y maneja su porción de manera amable pero definitivamente descuidada. Sus empleados no están del todo felices pero pronto se van a enterar que ese medio de vida, al que desprecian en cierta forma, peligra y que su patrón será un tiro al aire pero al menos se preocupa por ellos, no como su hermana Carol (Jennifer Aniston), que llega desde la casa central a Chicago para poner en vereda a su hermano y cerrar esa sucursal si no da ganancias de una buena vez. Enterado del peligro de cierre Josh (Jason Bateman) el segundo de Clay, que es además es su amigo, se encargará junto a su subordinada Tracey (Olivia Munn) de salvar el empleo de todos. Hasta aquí lo único que hay de navideño es que la historia se desarrolla en esa fecha y de fiesta no hay indicios, de hecho la arpía Carol ordena no hacer ninguna festejo ni darle bonos a los empleados. El asunto es que la salvación posible llega a través de la negociación con otra empresa y esa negociación lleva a una charla sobre valores empresariales y cuestiones de ética y de política empresarial. El resultado es que para conseguir el contrato, se monta en las oficinas de la empresa en peligro una fiesta con todo lo que debe tener una fiesta navideña, renos, bebidas, comida, Santa Claus, putas, drogas y todo eso que lleva a una comedia a buen puerto.

El problema real de Fiesta de navidad en la oficina es que no llega a ser lo suficientemente salvaje para que quede en el recuerdo como por caso, ¿Qué pasó ayer?, ni tiene suficiente espíritu navideño como para que salgamos cantado alguna de esa hermosas canciones navideñas que todos los grandes intérpretes americanos, desde Sinatra a Dylan.

No llega a ser un completo desastre ni nos hace pensar en el fantasma de las navidades pasadas. Termina la película y dos pasos más allá del pasillo de la sala uno casi como que se olvida de lo que vio. Pero mientras estamos sentados en la butaca, nos roba unas sonrisas y a lo mejor con eso alcanza para esta previa de las fiestas.

FIESTA DE NAVIDAD EN LA OFICINA
Office Christmas Party. Estados Unidos, 2016.
Dirección: Josh Gordon y Will Speck. Intérpretes: Jennifer Aniston, Jason Bateman, Olivia Munn, T.J. Miller, Courtney B. Vance, Jamie Chung, Kate McKinnon y Abbey Lee. Guión: Justin Malen y Laura Solon. Fotografía: Jeff Cutter. Música: Theodore Shapiro. Edición: Jeff Groth y Evan Henke. Diseño de producción: Andrew Laws. Duración: 105 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here