Compartir

La vida del mafioso parece fácil: a hierro mata, a hierro muere. Se preocupa, en el mejor de los casos, sólo por su familia y algunos amigos, mientras que todo el resto es negociable. Ben Affleck (Desapareció una noche, Atracción peligrosa, Argo) viene a mostrar lo profunda o sentimental que puede ser una persona a pesar de haber elegido el delito como modo de vida.

Joe Coughlin (Ben Affleck) es un ex soldado sobreviviente de la Primera Guerra Mundial. Cuando vuelve a su casa en Boston se transforma en un forajido que asalta bancos. Pronto se encuentra trabajando para el líder de la mafia irlandesa para sobrevivir, pero un traspié lo hace cruzar de bando y estar al frente de los trabajos de la mafia italiana en Tampa, Florida. El negocio del alcohol ilegal es próspero en tiempos de la Ley Seca, pero sabe que cualquier paso en falso puede costarle la cabeza.

Ben Affleck vuelve a adaptar una obra del escritor Dennis Lehane –la primera fue su ópera prima, Desapareció una noche,  2007- que se complejiza cada minuto, con giros que son verosímiles pero a veces difíciles de seguir. El preludio –que toma buena parte de la primera hora- es una historia en sí misma –con su principio, nudo y desenlace-, que sirve para poder retorcer cada vez más el resto del relato trayendo detalles del principio. La mayoría de las veces el ritmo es bastante dinámico, ya que incluso las partes más tranquilas se ven interrumpidas por la violencia que atraviesa toda la película. Sin embargo, se vuelve bastante tedioso cuando se abusa de la narración para hacer avanzar la cinta.

Visualmente es excelente, no sólo por los paisajes logrados sino por la impecable ambientación en la época de la Gran Depresión. Inclusive se puede disfrutar de una persecución de autos antiguos y vestimentas cuidadas hasta el detalle. Es una lástima que Ben Affleck se haya cargado con tanta responsabilidad al hombro: ser director, guionista, productor y protagonista le cobró factura. Si bien la película está orquestada alrededor Joe Coughlin, la actuación deja bastante que desear y da la sensación de que otros actores podrían haberlo hecho mejor, y darle los matices necesarios a un personaje que busca ser complejo pero no logra demostrarlo.

Lo más interesante son los juegos de poder que atraviesan no sólo las bandas del crimen organizado, sino también las fuerzas del Estado y organizaciones como el Ku Kux Klan. Lo que separa la vida de la muerte es una decisión acertada en el momento justo y cualquier pieza fuera de lugar puede derribar un imperio. Queda en cada uno ver de qué forma va a hacerse cargo de sus actos.

VIVIR DE NOCHE
Live by night. Estados Unidos, 2016. Dirección: Ben Affleck. Guión: Ben Affleck (adaptación de una novella de Dennis Lehane). Intérpretes: Ben Affleck, Sienna Miller, Zoe Saldana, Elle Fanning, Chris Cooper, Brendan Gleeson, Remo Girone, Robert Glenister, Matthew Maher, Chris Messina, Miguel J. Pimentel, Anthony Michael Hall, Titus Welliver, Chris Sullivan, Max Casella, Kristen Annese, Larry Eudene, Derek Mears. Edición: William Goldenberg. Música: Harry Gregson-Williams. Duración: 129 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here