Compartir

Hace quince años parecía normal la idea de copiar un VHS, pero no tenía la practicidad de la era digital. Hoy bastan un par de clicks para viralizar un video y extender una maldición por toda la red en cuestión de segundos. Menos mal que uno ya está entrenado para no ver instantáneamente todos los adjuntos y links que le llegan… ¿no?

Con las videocaseteras ya en desuso, sólo un profesor medio hipster (Johnny Galecki) pudo haber comprado una por considerarla una reliquia. Mucha mala suerte tuvo que haber tenido, además, para que venga justo con un video maldito adentro. Un tiempo más tarde su historia se mezcla con la de Julia (Matilda Lutz), que tiene un novio (Alex Roe) estudiando en otra ciudad que dejó de comunicarse con ella para no exponerla al video que, sabe, lo va a matar en siete días si no lo comparte. A Julia no le importa y hace el sacrificio para salvarlo, pero todo empieza a ponerse muy raro cuando ve una película distinta a las que se hayan visto antes.

¿Puede verse sin haber visto las primeras dos? Claramente sí, incluso puede verse sin saber lo que es una videocasetera porque se toman unos segundos para explicarlo –se ve que los productores suponen que el público millennial es el target más importante-. De hecho, lo ideal sería verla sin mucho bagaje en cine de terror para no encontrar los lugares comunes.

Lleva un ritmo intenso apoyado por los –infaltables- jumpscares, aunque en general están justificados. La trama tiene sus inconsistencias, no es como su antecesor Ringu –alabado sea el terror japonés- ni tiene actuaciones brillantes, pero es bastante entretenida si se dejan pasar los detalles. Lo único que queda, como recomendación, es abandonar la sala cinco minutos antes del final e imaginar que ése es el final real.

LA LLAMADA 3
Rings. Estados Unidos, 2017.
Dirección: F. Javier Gutiérrez. Guión: David Loucka, Jacob Estes, Akiva Goldsman. Intérpretes: Matilda Lutz, Alex Roe, Johnny Galecki, Vincent D’Onofrio, Aimee Teegarden, Bonnie Morgan. Edición: Steve Mirkovich, Jeremiah O’Driscoll. Música: Matthew Margeson. Duración: 107 minutos.

 

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta