Compartir
"Mi hija, mi hermana", de Thomas Bidegain.

Esta lista no es exhaustiva. Ni siquiera comparativa. No significa que no haya otras películas igual de buenas o incluso mejores en Pantalla Pinamar 2017. Este breve listado del que se publica aquí la primera parte debería funcionar, eso sí, como un advertencia: si no ves estas películas aquí y ahora es posible que te arrepientas.

Si tu hija se fuera con otro
¿La seguirías por tierra y por mar? En un buque de guerra. En un tren militar. Dejarías tu vida en suspenso para ponerte a disposición del mínimo rastro de esa hija que se fue. Que se fue con otro. Que resulta que es árabe. Musulmán, para más datos. Entonces, perderías tu trabajo, tus bienes, tu casa, tu familia, para recuperarla. Perderías lo que hiciera faltar perder para encontrarla. ¿Y embarcarías a tu hijo, embargarías la vida de tu otro hijo en la pesquisa? Mi hija, mi hermana (Francia, 2015).

 

A loco, loco y medio
Vaya uno a saber si fueron ciertos todos y cada uno de los detalles que cuenta la película Elvis & Nixon (Estados Unidos, 2016) pero al menos la foto del final muestra al cantante y al presidente, en la típica pose para la prensa, blanco y negro, obviamente. Uno, como bien se sabe, es el cantante que hizo mover las caderas a la nena, a mamá y a la abuela; tiene placa de alguacil y va armado. El otro fue el responsable del Watergate. Duelo de titanes.

 

Cuanto mejor, peor
Una joven está preparando sus exámenes finales, el famoso Bacalaureat, o sea La graduación (Rumania, 2016). De esas notas -deben ser altísimas sine qua non- depende el sello final de una beca ya parcialmente otorgada en una universidad extranjera de prestigio. Será la oportunidad para ella de abandonar la vida rumana enferma de burocracia, corrupción y tráfico de influencias. Sin embargo, días antes del gran evento académico, la chica es abusada frente al colegio. El padre, médico, que sabe cuánto perderá si, perturbada, flaquea ante la adversidad, está dispuesto a corromperse para asegurar el futuro de su hija. ¿Valdrá la pena? 

 

Pasó un argentino y dijo que lo de Rumania es grave
Un joven fiscal de carrera pública ascendente recibe de pronto el caso que lo catapultará al estrellato jurídico: otro fiscal es acusado de ser parte de una cadena mafiosa de corrupción que involucra a empresarios privados. El objetivo del Estado es caerle encima con el estricto peso de la ley. Ahora, conforme el fiscal en ascenso investiga al fiscal en descenso, va descubriendo que la verdad y la justicia están en la vereda equivocada. ¿Por qué yo? (Rumania, 2016). 

 

 

Disforia de clase
Fátima (Francia-Canadá, 2015) es una inmigrante árabe que vive en Francia con sus dos hijas adolescentes. Ambas chicas estudian, una va al secundario, la otra pelea el ingreso a la facultad de medicina. Ninguna de ellas trabaja. Ni siquiera la mayor. Es Fátima quien, gracias a sus múltiples trabajos como señora de limpieza, las mantiene y paga su educación. El colmo: ¿es posible que cuanto más se integren las hijas a la sociedad francesa, más las avergüence su madre? 

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here