Compartir

Un campamento militar holandés que por caso, cuenta hasta con máquinas expendedoras de gaseosas y por supuesto, con soldados equipados con lo último de la tecnología en armamentos. Pero afuera del búnker está Afganistán. Se sabe, las fuerzas de paz no maridan bien con Oriente en armas y ahí están los bien alimentados y pertrechados holandeses, patrullando el desierto y encontrándose cada tanto con los desarrapados talibanes, gente que no entiende que las cosas no se hacen así y que la modernidad bien vale una ocupación.

Y entonces llega el choque que viene en forma de bomba o mina en el camino (no queda en claro), un par de bajas occidentales, la oscuridad del desierto y un cabo que ve a un “hostil” y que sin estar autorizado abre fuego.

Lo que sigue es una investigación sobre si se trató de un crimen de guerra (el muerto era apenas un pastor de 12 años) o la legítima defensa frente a la agresión talibán. En casi toda la extensión del relato el film de Boris Paval Conen es un interesante retrato hacia adentro de un grupo de soldados que deben lidiar con su deber, las cuestiones morales que los atraviesan dentro de un contexto político que los excede y claro, el choque de civilizaciones, dos maneras de ver el mundo en una región en conflicto.

A través de sucesivos flashbacks se van revelando las horas previas al ataque, dando cuenta de los conflictos internos del pelotón, la maquinaria de la burocracia militar y la complejidad de las situaciones que atraviesan. Pero casi en los títulos finales, se muestra cuando el cuerpo del pastor es retirado por sus compañeros del desierto pero antes, es despojado de las bombas que llevaba bajos sus ropas. Es decir, en el cierre, la película anula todas las dudas y conflictos morales que se encargo de ir planteando y se decide por una sentencia clara: todo lo que no es Occidente merece y tiene que ser exterminado. Una de las películas más desembozadamente miserables que a este cronista le tocó ver en los últimos años.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here