Compartir
Sena Latif, agregada cultural y Mihai Ulger, crítico y director de la Cinemateca rumana.

Las películas comerciales más exitosas de Rumania no consiguen superar los ciento cincuenta mil espectadores en sala. Es, pues, a través de la selección de sus films en festivales internacionales que el cine rumano logra perforar la barrera del fracaso financiero y el muro de desconocimiento determinados por el mercado interno.

Cuesta asimilar que esto y no un lecho de facilidades y rosas es lo que sucede en el país de Cristian Mungiu (4 meses, 3 semanas, 2 días, Bacalaureat), Cris Puiu (La muerte del señor Lazarescu, Sierra Nevada), Corneliu Porumboiu (12:08 al este de Bucarest, Policía Adjetivo, El tesoro), Calin Peter Netzer (La mirada del hijo), Radu Jude (Aferim) y Tudor Giurgiu (¿Por qué yo?).

Rumania, la prodigiosa Rumania, invitada especial de Pantalla Pinamar 2017 trae a la programación de la muestra dos tanques recientes que no desilusionan: ¿Por qué yo?, de Tudor Giurgi, del 2015 y Graduación (Bacalaureat), de Cristian Mungiu, de 2016.

Pero si es un hecho que el cine rumano no puede sobrevivir circunscripto al medio local es válido preguntarse si además de las producciones salvadas por la mirada internacional, existe un cine de los Balcanes que se nos vuelve invisible relegado por las circunstancias. Para contestar esta pregunta hace falta un rumano y es Mihai Ulger, crítico y director de la Cinemateca Rumana, presente en Pantalla Pinamar, quien está dispuesto a contestarla. Estas son sus dos recomendaciones/rescates:

Gabriel Achim. En 2011 estrenó El sueño de Adalberto (Adalbert’s Dream, Visul lui Adalbert). En 2016 produjo y dirigió The Last Day pero espera para distribuirla el mentado espaldarazo de la crítica internacional. El argumento: el diablo ya no tiene que hacer esfuerzos para que las almas humanas se condenen al infierno, basta con mostrarles el camino, el resto se hace solo.

Paul Negoescu. Estrenó en 2016 sólo a nivel local la comedia Dos billetes de lotería (Two Lottery Tickets, Doua Iozuri) y fue la segunda película más vista en Rumania. Es una película de financiación totalmente independiente y como su propia condición de comedia de género no le facilitará la llegada al circuito de festivales, es probable que no tengamos mayores noticias de este film. Argumento: tres hombres de pueblo que necesitan dinero deciden comprar un billete de lotería. Ganan. Pero alguien les roba el billete.

A googlear.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here