Compartir
Carlos Morelli, director de la muestra.

Mientras el festival desanda las horas previas a la ceremonia de cierre y entrega de premios, se intensifican los rumores instalados desde el primer día de esta 13º edición de Pantalla Pinamar: que este sería el último año de la muestra.

Financiada en un 75 por ciento por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) y el resto por el municipio pinamarense más el apoyo de las embajadas -que aportan películas de sus países y pasajes para los invitados-, Pantalla Pinamar es un festival ideado y conducido por el periodista y crítico de cine Carlos Morelli. Desde su lanzamiento en 2004 la muestra tuvo un perfil definido: preestrenos argentinos, cine nacional premiado en festivales extranjeros, films europeos y títulos de países invitados de “otras geografías”.

Carlos Morelli, con sus aciertos y errores, alma mater de Pantalla, este año debe jubilarse como empleado del Incaa. A este dato insoslayable se suma la incertidumbre en cuanto al apoyo que tendría la muestra con otra administración en la ciudad anfitriona, ya que su joven intendente y fervoroso defensor de la muestra, Martín Yesa, podría abandonar el cargo para encabezar la lista de senadores de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. No puede dejarse de lado tampoco la cuestión presupuestaria en tanto las autoridades del Incaa evalúan las prioridades del instituto. Por último, sobre el final del evento aún no hay fecha de la próxima edición, dato que suele estar disponible desde la ceremonia de apertura. Y se ha eliminado el sorteo de dos pasajes y estadías entre el público asistente para la próxima edición, una tradición de las ediciones previas.

Para responder a estos hechos, versiones y trascendidos entrevistamos a Carlos Morelli.

-¿Está al tanto de los rumores de que esta sería la última edición de Pantalla Pinamar?
– Sé que hay rumores, de todas maneras yo como director del festival no recibí ninguna notificación de parte del Incaa. Como todo el mundo sabe este festival lo organiza el Incaa, junto a la municipalidad de Pinamar, y lo único que se nos pidió este año fue que no anunciáramos una fecha, un pedido que supongo tiene que ver con temas de agenda y decisiones del tipo presupuestario, pero reitero, en ningún momento se me dijo que el festival no continuaba. Por el contrario, frente a los trascendidos solo tengo que decir que acá todo el mundo está hablando del próximo año, el intendente, las delegaciones, los embajadores, todos están en mi plan para la próxima edición y por ejemplo, en dos meses voy al festival de Cannes a buscar títulos para el 2018. Para mi, los rumores rumores son.

-Hace apenas unas horas un colega daba a entender a través de las redes sociales que el presupuesto del festival podría tener mejor destino dentro del sector.
-Eso me lo comentaron y cada uno puede opinar lo que quiera, pero especialmente para una persona importante como él, pero con un desconocimiento de los que es Pantalla Pinamar, afirmar eso es por lo menos temerario. Puedo asegurar que el costo del festival es de los más bajos que hay, Pantalla recibe un una cantidad de aportes de las embajadas y es un festival que contrariamente a otros, por los acuerdos logrados, no paga el screening fee que es alrededor de 1.500 dólares por película, lo que significa un ahorro por edición de 50 mil dólares. A esto hay que sumarle que las embajadas se hacen cargo de buena parte de los pasajes internacionales, en ese sentido y como ejemplo, este año tenemos 26 invitados extranjeros y nosotros solo nos hicimos cargo de seis.

La segunda parte de esto es que hay que analizar qué es lo que se está ofreciendo, acá tenemos el mejor cine europeo, apoyamos al cine argentino estrenando películas que se vienen y alargando la vida de otras ya estrenadas que compiten para recibir el premio en efectivo dado por EGEDA, la Entidad de Gestión de los Derechos del Productor Audiovisual. Traemos productores españoles para que salgan coproducciones con sus pares locales, estamos haciendo un trabajo muy serio por la cultura argentina difundiendo un cine que está muy cerca de nuestra formación. Entonces sí, hay un costo, pero es bajo.

Hoy, ahora, hay conversaciones con gente de Francia y Alemania, que en principio serían los invitados especiales del año que viene. En esta edición tenemos la representación de 18 embajadas y de acá se van felices, queda la puerta abierta para hacer semanas de cine argentino en sus países, para hacer intercambios de alumnos, para hacer encuentros de productores. Esta enumeración no es una defensa, simplemente es exponer los hechos concretos que dan cuenta de una ventana abierta con cine absolutamente convocante. Yo no pienso pedir perdón por hacer Pantalla Pinamar, porque me parece que este festival no está nada mal.

Por lo tanto, si tenés la capacidad y las ganas de investigar cuál es la propuesta artística, si ves que el festival tiene récord de espectadores y de apoyos, me parece que la imputación es un poquito aventurada y diría, carente de información que la sustente.

-¿Entonces el festival sigue?
-Que siga es una decisión del Incaa, yo estoy dispuesto, mi gente también, el mundo diplomático está expectante, la intendencia está expectante, el cine está expectante. Mi sueño despierto es que todo esto siga como está.

Compartir

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here