Compartir
Bernardo Bergeret, Gianluca Farinelli, Marcelo Panozzo, Fernando Madedo, Alejandro Cacetta.

Se trata de la Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional, organismo público que tiene como objetivo evitar la pérdida del material fílmico del cine nacional.

La Cinemateca y Archivo de la Imagen Nacional (Cinain), el organismo público que tendrá como misión la preservación del material audiovisual, comenzó a funcionar formalmente el lunes con el objetivo, según su delegado organizador, el investigador Fernando Madedo, de “consolidar la relación entre preservación y difusión” y evitar la pérdida del material fílmico del cine nacional.

En la inauguración, que se realizó en la flamante sede de Cinain, ubicada en San Lorenzo 3845, Olivos, estuvieron presentes el presidente del Instituto de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Alejandro Cacetta; el director de la Cinemateca de Bolonia, Gianluca Farinelli; el gerente de Asuntos Internacionales del Incaa, Bernardo Bergeret; y el secretario de Patrimonio del Ministerio de Cultura, Marcelo Panozzo.

“La idea fue simplemente -y nada menos- cumplir con la ley. Hace 18 años que teníamos una ley que nos ordenaba la creación del Cinain. Hacía falta cumplirla”, enfatizó Alejandro Cacetta.

El funcionamiento de la Cinemateca se concreta, además, sesenta años después de que fue declarada su necesidad en la ley de cine de 1957. El organismo inauguró su primera sede en un predio ubicado en Olivos donde hasta el año pasado funcionaba el laboratorio fílmico de Cinecolor, que donó todo su equipamiento técnico a la Cinain.

Ya se inició también la actividad con un curso de preservación y restauración fílmica dictado por especialistas de la Cineteca di Bologna y L’Immagine Ritrovata, con colaboración de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF).

“Hubo muchos años en los que no se hizo nada en materia de preservación y por eso Argentina no tiene profesionales suficientes para esa tarea. Por eso la primera misión en formativa”, afirmó Madedo.

“Nos faltaba una institución que se dedicara a la preservación del material audiovisual. Perdimos por su falta la difusión de muchos artistas. Porque la preservación tiene un lazo con la difusión. No se puede difundir lo que no se preserva”, dijo.

Si bien no existen cifras oficiales, los especialistas cercanos al nuevo organismo estiman que se ha perdido el 90 por ciento de los materiales del cine mudo y la mitad de los registros de la etapa sonora.

“Por falta de preservación hoy no podemos contar una parte de la historia de nuestro cine y eso significa que tampoco podemos contar una parte de la historia de nuestros país”, precisó.

El nuevo organismo, el Cinain, es un ente autónomo y autárquico, es decir que elige a sus autoridades y maneja sus propios fondos, previstos por la ley como correspondientes al 10 por ciento del presupuesto del Incaa. “Ya cumplimos con una de las acciones que nos habíamos propuesto, que era poner en marcha el Consejo Asesor que tiene que designar las autoridades del organismo”, dijo Madedo.

Por su parte, Cacetta, el titular del INCAA, destacó que la creación del Cinain constituye “un hito” que será valorado “en diez, treinta o cien años” y que la preservación “sentará bases para políticas del futuro”.

En el acto formal de inauguración se leyó una breve misiva enviada por el cineasta estadounidense Martin Scorsese, que saludó la novedad, y destacó que la preservación “es una práctica vital importante” y consideró que la restauración es “un arte”.

“Resulta crítico en todo el mundo que las películas sean protegidas. La mayor parte del cine mudo se perdió para siempre”, recordó.

Publicado originalmente en Télam

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here