Compartir

Ya en su personal y minimalista Hamaca paraguaya (2006), anterior largo de la directora, Paz Encina exploraba de manera particular las turbulentas zonas históricas de su país eligiendo fusionar el documental y la ficción entre voces, sonidos y una puesta de cámara contemplativa.

Años después, ahora con Ejercicios de memoria, la cineasta paraguaya toma como pretexto la reconstrucción de la vida de Agustín Goiburú, feroz crítico de la eterna dictadura de los Stroessner, sus recuerdos y su asesinato, contada desde la perspectiva de sus tres hijos (Rogelio, Jazmín, Rolando). Pero aquello en donde la Historia y las historias particulares con un contexto determinado podrían prever un film más sobre las atrocidades de una dictadura de este continente, en manos de Paz Encina, se convierten en una película-ensayo, donde el trabajo con el sonido y con una imagen que contrastan en más de una oportunidad corroboran las autoexigentes decisiones estéticas de la realizadora.

En efecto, las voces se superponen, los relatos se cruzan y mixturan, la música adquiere protagonismo (de Ramón Ayala, por ejemplo) y las fotos fijas de la familia transmiten una potente intensidad dramática a través de un sonido de propósito extradiegético.

La cruel historia de Paraguay bajo la órbita de Stroessner está presente en Ejercicios de memoria, pero no desde una clave historicista y didáctica. Paz Encina estimula la forma por encima del contenido pero jamás descansan en un virtuosismo sin sentido que podría caer en la mera experimentación. Al contrario, su mirada sobre el cine la acerca a una visión semejante a las de grandes cineastas españoles como Víctor Erice (en especial, a su episodio “Línea de vida” del largo colectivo Ten Minutes Older) y José Luis Guerín (Tren sombras, por ejemplo).

Semejante comparación, claro está, duplica las virtudes y los riesgos que toma Paz Encina para su personal Ejercicios de memoria.

EJERCICIOS DE MEMORIA
Ejercicios de la memoria. Argentina/Paraguay/Francia/Alemania/Qatar, 2016.
Dirección y guión: Paz Encina. Fotografía: Matías Mesa. Música: Ramón Ayala. Montaje: María Astraukas. Producción: Constanza Sanz Palacios. Con: Rogelio Goiburu, Elín Goiburu, Jazmín Goiburu, Rolando Goiburu, Hebe Duarte. Duración: 71 minutos.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta