Compartir

El director Peter Berg es uno de esos realizadores considerados confiables para Hollywood, un artesano sin grandes características distintivas pero con un pulso firme para la acción, como lo demostró en El reino, El sobreviviente y Horizonte profundo. Con Mark Wahlberg trabajó en estos dos últimos títulos y en Día del atentado la dupla vuelve a mostrar su efectividad a partir de una historia real, el atentado con dos bombas en la maratón de Boston que dejó como saldo tres muertos y más de dos centenares de heridos.

La puesta está centrada en Tommy Saunders (Wahlberg), un descangallado sargento de policía con una pierna destruída que tiene debe velar por la seguridad de la competencia como agente raso y de uniforme cumpliendo un castigo. La historia no pierde de vista a Saunders pero se abre en un relato coral que traza un breve pero preciso perfil de los personajes que van a estar involucrados en la tragedia -hay que decir que el estereotipo de gente feliz hasta el momento trágico se repite bastante-, incluidos los dos hermanos de origen checheno autores del atentado.

Con momentos de cámara en mano y un nervio que transmite la tensión de lo que va a venir -a la manera del inglés Paul Greengrass, responsable de films como Domingo sangriento, Vuelo 93, Jason Bourne-, Día del atentado cumple de manera extraordinaria con el suspenso que genera en cualquier espectador mínimamente informado que aguarda el ataque, que sabe más que los protagonistas. Las bombas llegan y el mazazo, aunque esperado, no deja de ser sorprendente, con cuerpos dislocados, miembros amputados y la manera precisa de mostrar el desconcierto luego del ataque.

Lo que sigue es la investigación a cargo del agente del FBI Richard DesLauriers (Kevin Bacon, siempre creíble de saco, corbata y tomando decisiones), el llamado al sargento en desgracia que va reconstruyendo el posible recorrido de los terroristas, las especulaciones políticas, la presión de los medios y la cacería.

Para el final la evidente carga ideológica de Día del atentado se duplica y hay unos cuantos golpes dirigidos directamente a conmover de manera berreta al espectador, momentos que poco tiene que ver con el resto de la película, que en conjunto no deja de ser un buen trhiller que no oculta sus intenciones de rendir un homenaje a las víctimas y sobre todo, a una ciudad que se sobrepuso a la adversidad.

DÍA DEL ATENTADO
Patriots Day. Estados Unidos, 2016.
Dirección: Peter Berg. Intérpretes: Mark Wahlberg, John Goodman, Kevin Bacon, J.K. Simmons, Michelle Monaghan, Rachel Brosnahan, Alex Wolff, Melissa Benoist, Michael Beach y Khandi Alexander. Guión: Peter Berg, Matt Cook y Joshua Zetumer. Fotografía: Tobias A. Schliessler. Música: Trent Reznor y Atticus Ross. Edición: Gabriel Fleming y Colby Parker Jr. Duración: 133 minutos.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta