Compartir

Tras su estreno mundial en la sección Nuevos Directores del Festival de San Sebastián y recientemente exhibida en la 19ª Edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente –BAFICI 2017, Fin de semana, ópera prima de Moroco Colman se estrena en la cartelera comercial. Proveniente del llamado “nuevo cine cordobés”, la propuesta ahonda en un drama intimista sobre la dificultad de los vínculos y las pérdidas con un interesante tratamiento formal.

Carla (una versátil María Ucedo) regresa a Córdoba, después de un largo tiempo, para visitar a Martina (Sofía Lanaro, toda una revelación) quien perdió a un ser muy cercano a sus afectos. No sabemos cuál es el vínculo ente ellas, pero el recibimiento es frío y distante, nadie dice lo que verdaderamente pasa y la tensión aumenta. Martina oculta, hasta donde pueda, una relación clandestina con Diego (Lisandro Rodríguez), con quien mantiene encuentros de sexo duro. Carla se da cuenta de esa relación enfermiza e intentará protegerla alejándola de él. A medida que el tiempo transcurre, ambas esclarecerán su relación.

Con un buen manejo de la tensión y de lo no dicho, el relato omnisciente procura dosificar la información al espectador, quien deberá ir hilvanando los hechos. Así como no dice y trabaja sobre lo latente, Colman lo expresará a través de las imágenes. Las escenas de sexo explícito son un claro ejemplo de esa dicotomía. Hay una mirada natural sobre el sexo, el uso del cuerpo y la libido como una función catártica. En Carla, angustiada por el rechazo y ninguneo que siente, la vemos pasada de alcohol disfrutando de un trío junto a un amigo (Jean Pierre Noher) y una chica que recién conoce. En Martina, una joven hermética, rebelde y enojada con el mundo, le gusta someterse a una relación sadomasoquista con Diego, revelando una faceta interior opuesta a cómo se muestra. Sin embargo, será a partir de esas acciones, donde ambas descubrirán tanto sus debilidades como los lazos que las unen.

El tratamiento sobre la luz y la fotografía da cuenta de la experiencia compositiva que maneja Colman, siendo arquitecto. Sobre eso: “Quise poner un acento en la búsqueda de “cómo” contar la película, comenta el realizador. Para eso dividí una historia lineal que transcurre en un fin de semana en tres partes o bloques, y doté a cada bloque de una estética (trabaje con tres directores de fotografía), ratios, montaje y sonido muy diferentes entre sí. La trama no va al pasado ni al futuro, y no hay flashbacks. Todo transcurre en tres días linealmente, pero formalmente va cambiando mientras pasan los minutos. El riesgo era cómo hacer para que partes tan distintas tengan unidad y no quede un todo fraccionado en tres”.

A esa fusión entre fondo y forma, se suman buenas interpretaciones, entre las que se agrega al elenco, la actriz Eva Bianco, intentado balancear el destrato hacia Carla. Fin de semana supera cierto tratamiento puritano del cine nacional en relación al cuerpo y al sexo, y en su afán por mantener las sutilezas y lo no dicho, tropieza con un desenlace algo abrupto y premeditado, que no le resta mayor mérito a un buen debut.

FIN DE SEMANA
Fin de semana. Argentina, 2016.
Dirección: Moroco Colman. Guión: Moroco Colman, Andrea Gigena, Sofía Castells. Intérpretes: María Ucedo, Sofía Lanaro, Lisandro Rodríguez, Eva Bianco, Jean Pierre Noher, Jessica Kloner, Roberto Videla, Magdalena Combes Tillard. Producción: Sofía Castells, Moroco Colman. Duración: 74 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here