Compartir

En 2014 la película sorpresa se llamó Guardianes de las Galaxia. Cuando se anunció la compra de los derechos por las creaciones de la Marvel por parte de Disney, pocos recordaban que en el arcón de la famosa editorial estaban los personajes de Guardianes de las Galaxia y cuando la película se anunció, nadie sabía demasiado de que se trataba. Después aparecieron los expertos del asunto pero la verdad es que pocos esperaban algo de esa marca apenas recordada. El tema es que cuando la película llegó a las carteleras descubrimos de James Gunn, su director, se habla apropiado concienzudamente de la historia, dio vuelta como una media la historia, fue marcha atrás con respecto a lo que eran las películas de superhéroes y le impuso a esta nueva saga una banda de sonido pop que podía escucharse sin necesidad de ser fan de la película. También le aplicó una buena dosis de humor y decidió darle espacio a Chris Pratt para que desarrollara el personaje a sus anchas. El resultado fue que con apenas un film, la saga que hasta ese momento pocos recordaban, se transformó en una favorita de los amantes del cine, que descubrieron que el secreto era quitarle gravedad a una historia de superhéroes y alejarse del efecto producido por Christopher Nolan y sus películas sobre Batman.

Guardianes de las galaxia II mantiene el espíritu de la primera entrega pero como el asunto estaba pensado desde siempre como una trilogía, esta segunda entrega expande la historia y a la vez ahonda en el perfil de los personajes. La historia central es el reencuentro de Star Lord (Chris Pratt) con su padre Ego (Kurt Russell), que es además un Dios galáctico que reaparece en la vida de su hijo con una finalidad que mejor no adelantar. Todos tienen momentos de desarrollo y la película se parece un poco a otros relatos de superhéroes, amenos en la duración de un poco más de 120 minutos. Es discutible si era necesario que el espíritu de comedia a lo Disney se impusiera sobre la aventura, pero Guardianes… deja abiertos temas para que se cierren en la tercera película. Así que si uno es seguidor de la historia, seguramente mantendrá la excitación que tenía hasta ahora, los más críticos y menos propensos a entregarse a los tanques cinematográficos quizás sientan que el rejunte disfuncional se volvió un grupo de supehéroes más y sucumbió a la tentación de la fórmula.

Lo cierto es que la película es menos fluida que la primera -tal vez tiene que ver con que antes de esta segunda entrega vimos Ant-Man y Deadpool– y el asunto de la comedia y la ligereza huele a otra fórmula más, sin embargo el film tiene suficientes sorpresas como para decir que vale la pena seguir el derrotero de este grupo galáctico y que si pueden, la vean subtitulada para ver cómo se luce Bradley Cooper haciendo de ese mapache extravagante y heroico llamado Rocket Racoon.

GUARDIANES DE LA GALAXIA VOL. 2
Guardians of the Galaxy Vol. 2. Estados Unidos, 2017.
Dirección: James Gunn. Intérpretes: Chris Pratt, Zoe Saldana, Dave Bautista, Michael Rooker, Glenn Close, Sylvester Stallone y Kurt Russell. Fotografía: Henry Braham. Música: Tyler Bates. Edición: Fred Raskin y Craig Wood. Diseño de producción: Scott Chambliss. Duración: 136 minutos.

No hay comentarios

Dejar una respuesta