Compartir

El casco de una lujosa estancia en la Provincia de Buenos Aires es el escenario elegido para desarrollar una historia sobre un hombre que decide salir del closet y dedicarse a la vida política. ¿Cómo se construye el perfil de un candidato? ¿Quiénes están detrás de su campaña? De esas preguntas partirá El candidato, segundo film del actor uruguayo Daniel Hendler (Norberto apenas tarde, 2010), recientemente exhibido en el BAFICI (aquí la entrevista). Una comedia sarcástica que descree de los políticos y del aparato mediático que los crea.

Martín Marchand (Diego de Paula) es hijo de un terrateniente que prepara su candidatura política a través de un nuevo partido: NEO. Para hacerlo, contrata a la responsable de una agencia Ana Katz (esposa de Hendler) y sus colaboradores: un grupo de jóvenes expertos en imagen. Instalados en su casa del campo, el grupo de creativos es controlado e investigado por el servil y oscuro mayordomo (José Luis Arias), dado el alto grado de paranoia del candidato. El futuro dirigente no entiende ni sabe nada de política, pero quiere aparentar serlo a través de un arduo trabajo sobre su imagen. Su nuevo partido se opondrá al de su opositora, la habilidosa Eloísa (Verónica Llinás, luciéndose como siempre). Una candidata que financia su padre (a quien no vemos, pero está muy presente sobre el hijo) y del cual intentará desvincularse. Pero en ese camino de desconfianzas y secretos, ¿quién será el verdadero impostor?

A lo largo de la película, la crítica de fondo sobre los manejos e intereses detrás de la política, se matiza con personajes pintorescos y escenas que rozan el humor absurdo, bien al estilo actoral de Alan Sabbagh (que se ocupa de manejar las redes sociales de Marchand) y del mismísimo Hendler. Algo similar sucede con el ritmo narrativo, que si bien es ágil no es del todo parejo. El peso de la trama recae en el grupo heterogéneo que rodea al candidato, entre ellos Matías Singer (su hermano y encargado de la banda sonora), pero la intriga que rodea el desarrollo de la historia no resulta muy sólida para el avance narrativo.

Si todo lo sólido se desvanece en el aire, basta ver a Marchand pendiente de emular a una estrella de Hollywood, obsesionarse con un pájaro como símbolo de campaña y aportar una idea para el spot publicitario: prohibir a los perros rottweiler salir a la calle. Más allá de toda parodia y del manejo de estereotipos, El candidato escapa a cualquier clasificación de género y Hendler demuestra una gran libertad en la puesta en escena.

Con un gran elenco, al que se incluye César Troncoso, Roberto Suárez y Fernando Amaral, la película busca ridiculizar y exponer el esnobismo, la simplicidad y la hipocrecía de quienes deciden dedicarse “al bien público”, nada más cercano a la moda de despolitización que intenta imponerse en el mundo.

EL CANDIDATO
El candidato. 
Uruguay/Argentina, 2017.
Dirección y guion: Daniel Hendler. Intérpretes: Diego De Paula, Matías Singer, Ana Katz, Alan Sabbagh, Verónica Llinás, Cesar Troncoso; Fernando Amaral, José Luis Arias, Roberto Suárez. Producción: Micaela Solé, Daniel Hendler, Pablo Udenio, Hernán Guerschuny, Daniel Burman. Dirección De Fotografía: Lucio Bonelli /Sonido: Daniel Yafalián. Edición: Andrés Tambornino. Dirección De Arte: Mariana Pereira. Duración: 83 minutos.

Compartir

No hay comentarios

Dejar una respuesta