Compartir

Una historia de fantasmas. Sin ser pesadilla, el misterio y lo fantástico se mezclan en esta propuesta. Su protagonista, Samantha (en un buen trabajo de Zoey Deutch), es una fiel representante de la Generación Z. Todo lo que esperamos, desde el cómodo horizonte que el género nos da, está presente: la amiga malvada, el conflicto con la familia, la pérdida de la virginidad y el bullying. Aun así, gracias a una buena elección musical y la frescura con que el elenco desarrolla los personajes, los primeros cuarenta minutos resultan llevaderos.

En los siguientes minutos la propuesta de guión se pone a la vista, lo cual desengancha el potencial misterio que podría reinar las escenas. Samantha se encuentra encerrada en un bucle temporal, con conciencia solo de su momento de inicio y su, siempre, trágico desenlace. Este reconocido tópico del salto temporal deja el ciclo cerrado en un solo día: “The Cupid day” en el cual se celebra el amor y la atracción. Dicha celebración, en una escuela secundaria norteamericana, funciona de perfecto, y trillado, escenario para el despliegue de múltiples escenas donde reina una plena banalidad del mal.

¿Qué sobrevive a no ser explicitado? El “como”, en tanto hacer, que resolverá el bucle temporal. Por tanto vemos a la protagonista tomar distintas posturas, o realizar determinadas acciones, en pos de un cierre. Lo que se propone como atractivo es ver los cambios en la personalidad y los distintos momentos reflexivos, en los cuales nos encontramos pasivamente inmersos.

Encerrada en su propio limbo, Samantha busca el camino para devenir en fantasma, aquello que se nos aparece brillando con luz interior.

SI NO DESPIERTO
Before I Fall. Estados Unidos, 2017.
Dirección: Ry Russo-Young. Guión: Maria Maggenti, Gina Prince-Bythewood. Fotografía: Michael Fimognari. Intérpretes: Zoey Deutch, Halston Sage, Cynthy Wu, Logan Miller. Duración: 98 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here