Compartir

La novela Los que aman, odian fue un ejercicio de la pareja de escritores que formaban Silvina Ocampo y Adolfo Bioy Casares y para muchos, una de las mejores novelas del siglo XX. Por eso es que llevar adelante una versión cinematográfica de semejante obra literaria era un desafío extremo. Alejandro Maci, un guionista y productor de larga trayectoria convocó a una guionista de gran trayectoria, Esther Feldman, y ambos pusieron manos a las obra para trasladar de la literatura al cine ese libro admirado por generaciones de lectores.

Los que aman odian es la demostración de que se puede hacer una película de alta calidad, en la que los rubros técnicos estén bien resueltos y sin embargo, el producto puede no ser satisfactorio.

Quizás algo en el registro de la actuación, donde se lo ve a Francella una vez más rompiendo el esquema de lo que se espera de él -a esta altura lo revolucionario de Francella a sería volver a latiguillos del tipo: “¡Es una nena!” o “¡A comerla!”-. La idea de que todo el elenco se maneje en un registro propio de las actuaciones de la época en la que se desarrolla la historia, las primeras décadas del siglo veinte, no termina de funcionar aunque sea ejecutado por actores de reconocida trayectoria como Carlos Portaluppi o Juan Minujín. Decir que acaso lo más flojo en ese rubro sea lo de Louisiana Lopilato sea cortar el hilo por lo más delgado, pero es inevitable, en tanto a su personaje le tocó ser el motor de la historia.

El relato arranca como una trama de amor fou y de lo tortuoso que puede ponerse todo cuando en una pareja, uno de los miembros juega con el otro -como juega el gato maula con el mísero ratón- y eso es lo que ocurre en la primera mitad de la película entre el doctor Huberman (Guillermo Francella) y Mary (Lousian Lopilatto), pero en la segunda parte y tras la muerte de Mary, la película y el libro derivan en una situación que parece un homenaje a las novelas de Agatha Christie.

Aunque algo no permita que la película fluya, hay que decir que es una buena adaptación que en todo caso, le queda como gran mérito acercarle al gran público un texto clásico y una historia apasionante.

LOS QUE AMAN, ODIAN
Los que aman, odian. Argentina, 2017.
Dirección: Alejandro Maci. Intérpretes: Guillermo Francella, Luisana Lopilato, Marilú Marini, Juan Minujín, Carlos Portaluppi. Duración: 110 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here