Compartir

El actor argentino Nahuel Perez Biscayart, jurado de la sección cortos del Festival Biarritz Amérique Latine, habló con Subjetiva casi al cierre de la muestra y justo en el momento de que le avisaban que 120 Pulsaciones por minuto, el film que protagonizó a las órdenes de Robin Campillo, había ganado el premio Sebastiane en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, que este año se desarrolla en simultáneo con el de la ciudad costera de Francia.

El Sebastiane es el galardón que entrega Gehitu, la asociación de gays, lesbianas, transexuales y bisexuales del País Vasco, que reconoce a la cinta que mejor refleje los valores de la comunidad LGTB.

El jurado de GEHITU consideró que 120 pulsaciones por minuto, ganadora del Gran Premio del Jurado en Cannes, “reivindica como valores el compromiso, la lucha contra la injusticia, la valentía, la superación o la alegría”, sin “dejar de recuperar para la sociedad la memoria del sida”. Y, a la vez, añade la asociación, “habla de intimidad y amor y de esa fuerza que rompe etiquetas”.

La película, centrada en la irrupción de la terrible enfermedad a principio de los años 90 y las vidas que costó, sigue a un grupo de activistas en París que dedica sus esfuerzos a informar a una ciudadanía que se muestra indiferente ante el problema.

Protagonizada por Nahuel Perez Biscayart, Arnaud Valois y Adèle Haenel, el film representa asimismo “la lucha solitaria de los jóvenes de los ochenta y noventa por sobrevivir a la enfermedad”, y su valor “al apoyarse y concienciar contra los poderes que deberían haberles protegido y la sociedad que debería haberlos cuidado”, porque “salvaron vidas”.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here