Compartir

Después de dos películas fallidas y varias participaciones en la historia de The Avengers, alguien se preguntó qué era lo mejor que se podía hacer con Thor, el hijo de Odín y hermano de Loki, el nórdico que anda con pollera y un martillo volador. La decisión fue olvidarse de lo que se había hecho hasta ahora, de ese tono mortuorio que desde que Christopher Nolan se hizo cargo de Batman y que se esparció por todo el universo de los superhéroes, sumándole ahora una nueva dirección. El rumbo decidido tiene antecedentes cercanos: Deadpool y Antman, dos películas dedicadas a personajes del universo Marvel que se despegaron de toda idea de realismo y de verosimilitud. Así que lo lanzaron a Thor al espacio y se encomendaron a lo que el destino quisiera. Y el destino quiso que en el camino de olvidarse del pasado apareciera el director neozelandés Taika Waititi, una suerte para el destino del hombre con martillo.

La tercera película del asrgardiano arranca con el protagonista encadenado en un planeta desconocido y a partir de ahí, lo que ocurre es pura demencia, una trama enloquecida que reinventa el mundo de Thor, revive a su hermano Loki (Tom Hiddestlon), vuelve sobre la conflictiva relación con su padre (Anthony Hopkins) y hace que comparta aventuras con Hulk (Mark Ruffalo). Todo ese cóctel lo mezclaron con una galería de villanos muy divertidos comandados por Hela, interpretada por una desmadrada Kate Blanchet.

Thor: Ragnarok resulta un batido explosivo que combina una puesta en escena descomunal -en este punto caemos en cuenta que es mejor no contar para mantener la sorpresa- para que finalmente se haya llegado a un buen relato, digno de un héroe con historia, en un film que entretiene en serio desde la posición de tomar el mundo Marvel y darle una vuelta más de rosca.

THOR: RAGNAROK
Thor: Ragnarok (Estados Unidos, 2017).
Dirección: Taika Waititi. Guión: Eric Pearson, Craig Kyle y Christopher Yost. Intérpretes: Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Idris Elba, Jeff Goldblum, Tessa Thompson, Karl Urban, Mark Ruffalo, Anthony Hopkins, Benedict Cumberbatch. Producción: Kevin Feige. Distribuidora: Buena Vista. Duración: 130 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here