Compartir

Entré a la sala para ver Asesinato en el Expreso de Oriente con cierta excitación, por supuesto que vi todas las películas en las que Peter Ustinov interpretó a Hercules Poirot y leí muchas de las novelas de Agatha Christie. No todas las historias de la escritora británica tenían al detective belga como protagonista, pero las que tenían en su trama solían ser muy divertidas y representaban un desafío al lector, aunque hay que decir que Christie jugaba a veces con naipes marcados. En términos de la novela policial clásica, eso significa que no siempre el lector contaba con todos los elementos para desentrañar el enigma y la resolución, a veces tenía un Deus ex machina un poco indignante.

Crimen en el Orient Express no comete ese delito, en esta versión en particular el espectador que no conozca nada de nada sobre el protagonista y sus libros, puede descubrir lo que pasó si presta atención desde un inicio.

Esta vez Hercules Poirot está interpretado por Kenneth Branagh, que además dirigió la película con cierto estilo de director épico, porque desde las escenas iniciales se puede ver algo del cine de David Lean o de Sir Richard Attenborough y es que Asesinato en el Expreso de Oriente se presta para ese virtuosismo con el que se solía arropar algunas películas hasta fines de los setenta. Para mantener la tradición Branagh convocó a un verdadero seleccionado de estrellas que abarca de Johnny Deep y Penélope Cruz, hasta Judy Dench y Derk Jacobi.

Hercules Poirot se sube al Orient Express rumbo a Londres para unas vacaciones merecidas, pero en el tren en el que viaja aparece uno de los pasajeros asesinado a puñaladas, el responsable de la empresa ferroviaria contrata ahí mismo al detective que de inmediato se pone a resolver el enigma.

Todos están realmente bien y el seleccionado de actores reunidos tienen su momento de lucimiento, hasta que llega el momento en que Poirot reúne a los pasajeros para anunciar quien es el culpable.

Gran espectáculo, gran elenco y un policial interesante, una fórmula que quizás algunos crean apolillada pero que sigue rindiendo como cuando Carlo Ponti reunía elencos de esta clase para sus películas de mediados de la década del 70.

ASESINATO EN EL EXPRESO DE ORIENTE
Murder on the Orient Express. Estados Unidos/ Malta, 2017.
Dirección: Kenneth Branagh. Guión: Michael Green. Intérpretes: Kenneth Branagh, Penélope Cruz, Willem Dafoe, Judi Dench, Johnny Depp, Josh Gad, Derek Jacobi, Leslie Odom Jr., Michelle Pfeiffer, Daisy Ridley. Producción: Kenneth Branagh, Ridley Scott, Mark Gordon, Judy Hofflund, Simon Kinberg y Michael Schaefer. Distribuidora: Fox. Duración: 114 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here