Compartir

Nuevamente el Festival se deleita de la mano de Manuel Mozos. Su nueva cinta, Ramiro, resulta una de las grandes competidoras a ganar el premio de la terna Competencia Internacional. Lisboa como escenario se convierte en un paisaje mágico, campo y ciudad confluyen, se mezclan en un intrincado laberinto estallado en color.

Ramiro pasea la ciudad, la feria, la biblioteca, el parque, su casa, todos escenarios que participan activamente de su aventura. Detective con cara de degollado, todo el sex appeal de este super-agente se encuentra encubierto en su desganado gesto. Un cuerpo que continuamente se presenta laxo, solo se tensiona el entrecejo para colocar la nota de pesimismo que corona a este atractivo Diógenes.

Vagabundear como un juego por la ciudad, sobre la escritura, como escritor frustrado más bien supercrítico literario. Un misterio impulsa la acción, sobre lo cotidiano empieza a colarse el realismo mágico que Mozos sabe magistralmente manejar. Con el peso del tiempo de su lado, varios momentos de la cinta los dejaran asombrados.

Ramiro, de Manuel Mozos (Portugal, 2017) – Competencia Internacional.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here