Compartir

La función comienza con una pequeña charla, su director Damián Rugna nos cuenta como su primera película The Last Gateway (2005) fue realizada con actores argentinos pero hablada en ingles. Lo que a simple vista puede ser un capricho resulto mas que obvio; las ideas, los lugares, los actores: la carne de la película es argentina pero sus capitales y mercado son yankees. Aterrados es mucho mas que la particularidad de una película de genero en la competencia nacional del festival, es la consagración de un espacio de legitimación para muchos proyectos que en nuestro país quedan truncos o poco reconocidos. Capitales del INCAA respaldaron este proyecto y su proyección en el festival se convirtió en una verdadera fiesta.

Ante tanta algarabía (la amplia concurrencia a la sala demuestra el entusiasmo del publico por la cinta), Damián nos recuerda que el futuro esta plagado de sombras; pequeñas y medianas productoras no van a recibir financiación en los próximos dos años. El sabor amargo de la noticia no resta expectativa a la sala.

La película se disfruta, muchos sustos se prometen y cumplen, con efectividad en un guion que conjuga una historia de sucesos paranormales y personajes interesantes, muy bien interpretados. La puesta en escena y de efectos especiales es limpia y vibrante. Aterrados resulta asombrosa, un barrio de conurbano puede tranquilamente albergar semejante historia, las interpretaciones son excepcionales y la lengua (recurso fundamental en el proceso de actuación) produce consecuencias precisas e indispensables. Los efectos de sonido quedaron a cargo de Rugna que se luce con grandiosidad. Su estreno en salas del país esta programado, esperamos que puedan unirse a este viaje estremecedor.

Aterrados, de Demian Rugna (Argentina, 2017). 

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here