Compartir

Casi siempre la experiencia del trabajo -las rutinas, la habilidad de los artesanos, las máquinas, el producto terminado- tiene para el cine una valor fascinante y son muchas las películas que dan cuento de ello. Con A fábrica de nada, Pedro Pinho al frente de un colectivo de cineastas, actores profesionales y obreros en el rol de intérpretes, elaboraron un relato que va exactamente en sentido opuesto, en tanto la fábrica en donde trabajan sufre un vaciamiento y los trabajadores se instalan frente a los artefactos a hacer… nada.

Claro, se trata de mostrar las acciones del capitalismo salvaje que incluyen las decisiones empresarias globalizadas que condenan a miles de personas a la miseria, pero el film dura tres horas y en ese tiempo, la libertad y una cantidad apabullante de ideas pueblan la pantalla para desgranar el problema, punto por punto.

¿Qué hacer ante el capital que decide que los medios de producción se instalen en lugares donde la cuasi esclavitud es la norma laboral?, ¿cómo sostener a millones de trabajadores cuyas habilidades ya no son necesarias? ¿Qué pasa con la vida personal de cada uno de los afectados?

Para contestar esas preguntas pero sobre todo para abrir otra cantidad de interrogantes, A fábrica de nada plantea una puesta con los obreros, sus disidencias, las discusiones sobre tomar la fábrica o elegir un retiro voluntario, etc. Pero también pone en escena a un grupo de intelectuales -comandados por el documentalista italo argentino Daniele Incalcaterra- que hacen una trabajo de campo desde el comienzo del cierre de la fábrica y de allí obtienen el material para sus jugosas discusiones. Y también es el propio Incalcaterra el que incita a los empleados sin trabajo a que discutan sobre el tema y no pierdan el tiempo, va un poco más allá y opera para que llegue una posible salvación y después, sí, coregrafía desde una grúa un musical festivo. Todos estos elementos configuran una película osada, libre y compleja.

A fábrica de nada, de Pedro Pinho (Portugal, 2017)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here