Compartir

Pintoresca propuesta desde Palestina. El conflicto generacional presente es figurado a través de la relación entre un padre y su hijo; ciertas tradiciones y valores, como también el exilio, serán temas de discusión y disparadores de situaciones en diversos registros. Por momentos acida e ingeniosa, como también, critica y extremadamente política la cinta conquista al público inmediatamente.

Quizás mucho de lo que se ve nos identifica, cierto choque de idiosincrasias propio del cambio generacional es materia prima de este film, sin dejar de desarrollar una variedad de personajes muy sólida y heterogénea. Virtud de un guion prolijo que se ve acompañado de buenas interpretaciones y una puesta en escena impecable.

Una ciudad cuyo conflicto étnico-político se materializa en todo momento, la vida de sus ciudadanos se ve atravesada íntegramente por ello tanto en su pasado como en su presente absoluto. Aun así, algunas viñetas comparten lo mejor de un pueblo que por antigua costumbre conserva una entrañable fraternidad. 

Wajib, de Annemarie Jacir (Palestina/Francia/Alemania/Colombia/Noruega/Qatar/Emiratos Árabes Unidos, 2017).

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here