Compartir

La relación entre la reina Victoria y un criado indio fue un escándalo tal, que recién en 2003 salió a la luz gracias a la investigación de una periodista que tiró del piolín de un dato descubierto en la residencia de la corona en la isla de Wright. La historia que se ocultó durante casi un siglo es rescatada por la nueva película de Stephen Frears, que cuenta con Judy Dench en un papel que confirma que ella es una gran actriz y que alcanza con eso para rescatar una película.

Abdul viaja desde la India para participar de una ceremonia menor y en el transcurso de ese evento, la reina que no se miraba a los ojos con nadie -de hecho su entorno tenía prohibido mirarla-, encuentra en ese criado una mirada y una relación que marcó la vida de ambos.

Para la corte y para la familia real que la octogenaria soberana perdiera el tiempo con un criado de piel aceitunada y lo transformara en su confidente era insoportable. Para Abdul servir a la reina era una forma de salir de su vida, para la reina relacionarse con ese habitante de uno de sus territorios más lejanos le permitía conocer culturas lejanas y de paso conectarse de manera humana con alguien.

El hijo amenazaba con encerrarla por loca y el personal inglés odiaba que lo pusieran en pie de igualdad con ese ser de piel aceitunada. La película de Frears es correcta pero no mucho más que eso, de hecho el director no hace otra cosa que decir que la película es un encargo. Rutinaria y poco inspirada pero con una actriz que se luce.

VICTORIA & ABDUL
Victoria & Abdul. Reino Unido/Estados Unidos, 2017.
Dirección: Stephen Frears. Guión: Lee Hall. Intérpretes: Judi Dench, Ali Fazal, Tim Pigott-Smith, Eddie Izzard, Adeel Akhtar, Michael Gambon, Paul Higgins, Olivia Williams, Fenella Woolgar, Julian Wadham. Producción: Tracey Seaward, Beeban Kidron, Eric Fellner y Tim Bevan. Distribuidora: UIP. Duración: 112 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here