Compartir

Paco Plaza es el realizador valenciano conocido por la saga Rec. Trilogía de terror que sentó precedente en el ámbito del género español cuando a través de la utilización de recursos cinematográficos la construcción del suspenso regalaba escenas difíciles de olvidar, así como el uso de la cámara en mano y la falsa realidad.

En esta oportunidad, Plaza pone en escena un film que comparte con Rec algunos aspectos como: el género (por supuesto) y la conexión con hechos reales. Sin embargo, sorprende cuando ofrece no solamente una película de terror, sino también una pieza que por momentos recuerda al lenguaje del videoclip. La referencia con bandas y solistas locales como Enrique Bunbury y Héroes del Silencio, sumado a una seguidilla de planos en slow y otros tantos de composiciones contrapicadas de los edificios forman un conjunto que como resultado obtiene una belleza inesperada.

Una fuerza sobrenatural se apodera del cuerpo de Verónica, una joven quinceañera que debe hacerse cargo de sus tres hermanitos menores mientras su madre (aparentemente) viuda trabaja de sol a sol como mesera en un bar. Ansiosa por contactarse con “el otro lado”, ella junto a dos compañeras del colegio, abren un portal maligno a través de una ouija.

Lo interesante y personalmente inquietante del film es ver cómo una serie de motivos típicos del género como la mujer en la ventana, la monja y la propia ouija se encuentran resignificados. Lo que Verónica presenta es una película claramente de terror, pero con una búsqueda estética que se sostiene, muy bien, desde su estructura narrativa. El elemento sobrenatural existe, pero no se exagera, y la historia fluye casi en tiempo real al compás de la degradación física y mental de la protagonista.

Además, el film tematiza una cuestión sensible en la vida de una adolecente: su paso a la adultez. El siempre traumático abandono de la infancia es en Verónica un asunto pendiente. Entre sus preocupaciones teen y la responsabilidad de criar a sus hermanos, su vida parece transcurrir sin vivencias. Muy lejos del comportamiento “normal” de chicas de su edad, Verónica, inclusive no hay tenido su primera menstruación. La sangre es otro de los elementos que se ven en recurrencia en este film que prioriza la historia y no se satura de efectismo.

LA POSESIÓN DE VERÓNICA
Verónica. España, 2017.
Dirección: Paco Plaza. Guión: Paco Plaza y Fernando Navarro. Intérpretes: Sandra Escacena, Bruna González, Claudia Placer, Iván Chavero, Ana Torrent, Consuelo Trujillo, Ángela Fabián, Carla Campra, Chema Adeva, Miranda Gas. Producción: Enrique López Lavigne. Distribuidora: Energía Entusiasta. Duración: 105 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here