Compartir

Casa nueva, mudanza, pareja…. cajas embaladas. Un nuevo espacio, nueva vida, pareja feliz… pero él (Alejandro) tiene que concurrir a un congreso en Bologna. ¿Pareja feliz, entonces? ¿Y las cajas sin abrir?

Skype podrá ser la salvación, la tabla de rescate para Alejandro y Clara, una mujer ahora sola, a la espera de una novedad laboral, rodeada de nuevos amigos, algunos extranjeros, una profesora de yoga, algún retiro espiritual bien de esta época light y ¿vacía?

Tan vacía aun como la (nueva) vida de Clara, reconociendo un nuevo paisaje extraño y rostros diferentes, cercanos, de carne y hueso, no el de su pareja vía Skype, modernidad contraproducente en lo afectivo, con el fuera de campo en permanente tensión. La pantalla te dice “hola, cómo andas” o “qué linda estás”, pero desde ahí no sabes cuándo te está escuchando el otro o en qué momento se percibe una desazón, un rostro poco feliz, un rictus pleno de disgusto y ajeno a toda pasión.

Bienvenida opera prima de Florencia Percia, que escarba en ese vacío de una pareja a la distancia con las cajas de la mudanza todavía sin abrir. Bienvenido, entonces, ese humor al que la película recurre en más de una ocasión, donde la mirada de la directora husmea sin mofarse, escarba sin levantar el dedito sobre algunas taras de una clase media profesional y sin obstáculos económicos que necesita de la naturaleza, el yoga y los paseos fuera de la gran ciudad para alejarse de la rutina laboral y ¿afectiva?

Cetáceos mira a las películas de Ana Katz, a aquella novia errante ahora sin pareja y perdida en Mar de las Pampas, reclamándole a su novio la frustración afectiva por teléfono desde un locutorio. Ese humor asordinado del cine de Katz (también presente en Los Marziano y Mi amiga del parque) se transmite en muchos momentos de Cetáceos, que cuenta con una intérprete inolvidable (Elisa Carricajo) y secundarios de peso o periféricos de notable presencia actoral.

Los planos finales de Clara vislumbran los interrogantes que se vienen de ahí en más. Acaso perciben un mundo sin Skype, con la computadora apagada, con nuevos proyectos, con otros tránsitos y retiros espirituales mirando documentales de ballenas. Clara mira hacia un lugar (des)conocido. En tanto, todavía quedan varias cajas pendientes de abrir.

CETÁCEOS
Cetáceos. Argentina/Italia, 2017.
Dirección y guión: Florencia Percia. Producción: Mercedes Córdova, Valeria Forster y Florencia Percia. Fotografía y cámara: Lucio Bonelli. Dirección de arte: Ana Cambre. Montaje: Andrés Quaranta. Vestuario: Jam Monti. Música: Matteo Carbone. Intérpretes: Elisa Carricajo, Rafael Spregelburg, Susana Pampín, Esteban Bigliardi, Carla Crespo, Gabriela Ferrero, Claudia Cantero, Abian Vainstein, Horacio Marassi, Andrea Strenitz, Pablo Seijo. Duración: 76 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here