Compartir

La comunidad coreana cumplió medio siglo en la Argentina y si bien en los últimos años empezó a tener una presencia visible más firme, en general fue opacada por inmigraciones más numerosas como la japonesa y la china. Por estas mismas razones el único coreano popular  es el actor Chang Sung kim, conocido por sus trabajos en series como Graduados y Los simuladores y es justamente el centro de 50 Chuseok, la nueva película de Tamae Garateguy ( Una película argentina, Upa! 2, Mujer Lobo), que indaga entre otras cuestiones, sobre la identidad.

El relato parte de la excusa del aniversario, con Chan como vehículo ideal y nexo entre su comunidad y los argentinos en un documental en progreso sobre la relación y la historia coreana en su capítulo argentino. de 50 Chuseok comienza con un asado, un tono celebratorio de la porteñidad del actor y lso usos y costumbres de la argentinidad. Pero casi de manera imperceptible la película va cambiando hacia el viaje de un solo hombre a sus orígenes, que bien podría ser la de miles de compatriotas que tuvieron que abandonar su país.

Luego de 48 años el protagonista vuelve a Corea y el cancherismo del comienzo cae irremediablemente ante el peso de los recuerdos, las emociones contenidas, la historia dolorosa, los lugares de la infancia y la comprensión de la enormidad de tragedias que tuvieron que sortear sus padres para darle un futuro, a él y a sus hermanos.

El documental navega entre el humor y la melancolía, con una sensible voluntad por tratar de entender a su protagonista pero también a los que no están, con sus actitudes, sus miedo, sus reglas que a la distancia parecen absurdas pero que les permitieron sobrevivir a mil batallas. Y en eso emparenta a las comunidades de cualquier origen.

50 Chuseok, de Tamae Garateguy (Argentina, 2018)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here