Compartir

El White Trash finlandés. Un policial rural sin policías (en realidad a ningún tipo de autoridad se le ocurre asomar la cabeza) ni delincuentes en el sentido profesional del término, apenas una pandilla de patéticos supremacistas cuyo programa incluye ponerse nombres y remeras intimidantes, robar neumáticos y cantar karaoke cerveza en mano. Lo que sí hay es violencia, bastante. Y es brutal, cruel y arbitraria.

Veijo es un mecánico de mediana edad que tiene como segundo trabajo sacrificar animales por menos plata que en la veterinaria. A los chicos los mata con gas, a los grandes de un tiro. A todos los entierra en el bosque vecino a su taller. No lo hace por la plata sino por cierta ética, para darle a los animales un fin piadoso aunque no empatiza demasiado con sus dueños. Veijo quiere a los animales y odia a las personas, y por ende limita el contacto con con estas lo más posible. A veces pretende darle alguna lección a alguno que no trata a los animales como debería y, aún si simpatizamos con sus razones, no podemos notar que se va un poco de rosca. Veijo tiene su ética y su filosofía sobre la vida y la muerte y la aplica fielmente. Al principio el espectador puede identificarse con él y sus intenciones pero a medida que avanza el relato empieza a distanciarse cuando va advirtiendo que quizás es un poco demasiado intenso. Claro que su historia y presente no son nada fáciles y la gente a la que se enfrenta es peor, así que podemos comprender sus razones para la misantropía.

Uno de los supremacistas pretende que sacrifique a su perra por razones puramente estúpidas y egoístas. Veijo se niega a matar al pobre animal y esto va a desencadenar una serie de eventos, todos ellos incluyen la fuerza bruta. Los amantes de los animales pueden llegar a pasarlo mal ya que los animales sufren (en la ficción, obvio). Para equilibrar la cosa los humanos también. Euthanize nos sumerge en este mundo sórdido de violencia absurda e inútil y plantea sin declamar algunas cuestiones sobre hasta dónde es admisible el dolor de los demás y sobre las distinciones entre justicia y venganza.

Armomurhaaja / Sacrificador, de Teemu Nikki (Finlandia, 2017)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here