Compartir

Si la primera parte de La flor sentaba las bases de lo que va a venir (cuatro protagonistas, todos los géneros, el humor, los guiños cinéfilos, la ambición de recorrer la historia del cine), la segunda parte –que tiene que ver cómo se está exhibiendo, porque en realidad son seis episodios- está direccionada pura y exclusivamente al espionaje.

Son cuatro espías (siempre Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Laura Paredes, Valeria Correa) pero estamos hablando de Llinás en su proyecto más ambicioso, así que además de la trama central se trata de contar la vida de cada una de las protagonistas previa a esa misión que acaso pueda ser la última.

Entonces es un buen momento para repasar Nicaragua violentamente dulce y también la burocracia del Kremlin, la NKVD y la KGB, los topos, la Guerra Fría, el fín de una época, el material descartable, la infinita soledad de los espías, las traiciones que extrañamente están relacionadas con la mosca Tse Tse, las agentes, las recontra agentes y el recontra espionaje. Una historia de amor contada como en los setenta e historias de asesinos contadas como los sábados de súperacción

Y los zoom, las armas letales, y una amor por el cine de todas las épocas que emociona y abruma. Continuará…

Bafici: La flor, de Mariano Llinás – Segunda parte (Argentina, 2018)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here