Compartir

Que aburrimiento leer siempre lo mismo sobre un artista, que pocas ganas de pensar tienen los que repiten una y otra vez el lugar común que se tienen aprendido sobre algo. Raúl Perrone ha sido victima de esa pereza y de esa tendencia a poner piloto automático. Hace rato que las películas de El Perro rompieron el cerco de lo ya conocido y que no alcanzan las dos o tres frases de manual sobre el hecho de vivir y filmar en Ituzaingó, conque se cubrían a la hora de escribir muchos críticos. Con Expiación Raúl Perrone vuelve subir la vara y empuja al espectador al abismo de un cine de tesis, pensante y extremo. Con Perrone ya queda claro que lo del paradigma no corre y que en todo caso vale la pena seguirlo en su viaje por salirse del corralito donde los entendidos lo tenían recluido.

¿Qué es Expiación? Un Perrone político que cuenta una historia en los días del golpe del 24 de marzo de 1976. Cuatro habitantes de una casa, oprimidos, que coexisten y que recitan más que dialogar. Hay citas a textos clásicos, hay poesía y el trabajo sobre el color, un blanco y negro con matices que permite leves toques de color le dan a lo nuevo de Perrone un vuelo y una intensidad difíciles de igualar.

Expiación, de Raúl Perrone (Argentina, 2018)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here