Compartir

Un actor mayor, anciano, está rodando una película en el sur de Francia pero un imprevisto lo deja inesperadamente con unos días libres hasta que se reanude la filmación. El actor entonces aprovecha a visitar una vieja casona que conoce, un lugar que encierra un momento de su vida. Pero el lugar, derruido, clausurado, también es el patio de recreo de un grupo de chicos que juegas a riodar una película con una cámara de video.

El actor y los niños se van a encontrar, se van a desconfiar mutuamente y al final el veterano aceptará ser el protagonista de la historia que ruedan los chicos, un relato en el caserón con fantasmas, cazafantas y que incorpora la triste historia de la que fuera novia del anciano, que se suicidó hace varias décadas.
Por todo esto el film de Nobuhiro Suwa ya es interesante, pero adquiere la categoría de extraordinario a partir de que el protagonista es Jean-Pierre Léaud, el mítico actor fetiche de François Truffaut. Entonces Le Lion est mort ce soir se ve de otra manera, acaso sobre el paso del tiempo en el cine con una de sus figuras excluyentes y legendarias; o tal vez como la despedida del gran actor. Melancólica, vital y definitivamente conmovedora.

Bafici: Le Lion est mort ce soir, de Nobuhiro Suwa (Francia, 2017)

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here