Compartir

El Reloj merecía su documental, su registro histórico, sus imágenes de ayer y de hoy, su cronología de vida (en un escenario de recital y fuera de él).

Alguien más en quien confiar –título de uno de sus temas más reconocidos- tiene dos destinos concretos: por un lado, el objetivo nostálgico dirigido a quienes conocen y aun consumen a la banda desde los inicios, desde aquellos años 70 de autogestión y sincera independencia; por el otro, delegar una antorcha, una herencia musical hacia las nuevas generaciones que tal vez escucharon que existieron Manal, Almendra, Pappo’s Blues, Pescado Rabioso, Sui Generis, Vox Dei y que nunca le puso sus oídos a la banda del Oeste. Bueno, no saben qué se perdieron. Pero, para remediar el asunto, hay que ver el trabajo de Matías Lojo y Gabriel Patrono.

Investigación minuciosa, entrevistas a cámara, citas y recuerdos, contextualización correspondiente para comprender el paisaje en el que el grupo (o “¡el conjunto!”) construyó su obra, separaciones y reconciliaciones y los egos que explotaron en algún momento provocando la primera ruptura. Cada uno de sus ítems aparece y se desarrolla en el documental, trabajado desde el formato televisivo pero con aditamentos visuales que merecen el elogio y hasta se compadecen con cierta zona riesgosa desde el punto de vista estético.

El Reloj siempre transmitió su polenta y garra pero también complejidad en los arreglos, en el uso de las voces, en esa batería mítica con doble bombo. Eduardo Frezza y Osvaldo Zabala se corporizan en los testimonios principales sin omitir ni ahí a los otros integrantes del grupo en diferentes épocas y formaciones, con especial preeminencia del líder Willy Gardi, de muerte temprana, mostrado en otra clase de registros visuales.

El Reloj; rock pesado, heavy metal, años sinfónicos, décadas de trayectoria, discos que están y que hay escuchar.

El círculo se cierra con el documental de Lojo y Patrono. Por suerte.

ALGUIEN MÁS EN QUIEN CONFIAR
Alguien más en quien confiar. Argentina, 2017. Dirección: Matías Lojo y Gabriel Patrono. Idea y producción: Matías Lojo. Una producción de Fomento Producciones y La Nave de los Sueños. Con la colaboración de La Pesada del DOC, Escribiendo Cine. Equipo Técnico: Pablo Marini, El Cicho, Leandro Rocha, Juan Schmidt, Daniela Caballero. Con la participación de Eduardo Frezza, Locomotora Esposito, Osvaldo Zabala, Gustavo Cipriano, Daniel Telis, Tano Marciello, Beto Ceriotti, David Mirande, Petty Guelache, Vikingo Martinez, Bocon Frascino, Carlos Mira, Tucata Suarez, Gustavo Rowek, Willito Ponce, Piero Carpín y Alfredo Rosso. Duración: 83 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here