Compartir

Me estaba esperando ese ser desconocido que es el arte.
Chavela Vargas

Tómate esta botella conmigo 

Y en el último trago nos vamos 

Quiero ver a que sabe tu olvido 

Sin poner en mis ojos tus manos…

La voz intensa y desgarrada de Chavela Vargas interpreta ese tema una y otra vez, lo corporiza, lo hace propio hasta volverlo un síntoma. Esa es su impronta, vivenciar las letras que parecen escaparse de lo más profundo de su cuerpo, alivianando su dolor. Una intensidad musical, que Pedro Almódovar llevó al cine incluyendo canciones como extensión de sus guiones. Así, muchos de nosotros conocimos su música, el personaje artístico, pero poco sabíamos de esa mujer vestida con un poncho y pantalones, llamada María Isabel.

A seis años de su muerte, las directoras estadounidenses Catherine Gund y Daresha Kyi, le rinden homenaje a través de un documental biográfico que ha recorrido numerosos festivales, dando cuenta de la trascendencia de una mujer que significó un ejemplo para muchas.

Tomando como hilo conductor una entrevista que Chavela Vargas ofreció en 1991, la película reconstruye su vida intercalando sus canciones, fotos, imágenes de archivo y de diversos reportajes a sus amigos y afectos, a través de los cuales se va armando su trayectoria. Una vida enfrentada a las dificultades por ser una mujer gay en una sociedad tan machista. “Cuando me maquillé y me puse tacones parecía un travesti”, cuenta Chavela riéndose, por eso optó por el poncho y los pantalones.

A partir de un formato clásico, el documental prioriza el contenido y dosifica el vasto material que hay sobre ella, con un trabajo de edición efectivo que logra un relato dinámico y atractivo. El énfasis está dado en la historia y en el registro de todas las etapas que atravesó la protagonista para llegar a ser lo que fue. La construcción de esa identidad que se va revelando, muestra todos los matices por lo que transitó, dejándola al descubierto.

La niña María Isabel, no era mexicana, había nacido en Costa Rica en 1919. Desde pequeña todos la notaban diferente, ocasionando el rechazo y ocultamiento de su familia. Siendo joven se marchó a México, donde inició su carrera en la década del cuarenta de la mano del compositor José Alfredo Jiménez y se transformó en Chavela. A partir de allí, vivió en la libertad más absoluta e intensa que la llevó a relacionarse con grandes artistas y figuras del espectáculo. Su sensualidad y temperamento conquistó el amor de muchas mujeres, lo que le ocasionó problemas y la censura de su carrera por doce años. Debía reinventarse, dejar su adicción al alcohol y volver. Los años noventa la llevaban a España donde vuelve a ser ella misma y alcanza el éxito a nivel internacional de la mano de Almódovar, entre otros. Recién, en la última etapa de su carrera artística, logra ser reconocida definitivamente en México, su país por adopción.

“Lo supe siempre. No hay nadie que aguante la libertad ajena; a nadie le gusta vivir con una persona libre. Si eres libre, ese es el precio que tienes que pagar: la soledad.”

Chavela, una vida que merecía ser contada.

CHAVELA
Chavela. Esstados Unidos, 2017.
Dirección: Catherine Gund y Daresha Kyi. Edición: Carla Gutiérrez /Música: Gil Talmi /Fotografía: Natalia Cuevas, Catherine Gund, Paula Gutiérrez Orio. Intérpretes: Chavela Vargas, Pedro Almodóvar, Elena Benarroch, Miguel Bosé,Jose Alfredo Jimenez Jr., Alicia Elena Pérez Duarte, Liliana Felipe, Martirio,Patria Jiménez Flores, Laura García-Lorca, Mariana Gyalui, Eugenia León,Tania Libertad, Diana Ortega, Tlany Ortega, Jesusa Rodríguez, Marcela Rodríguez. Duración: 90 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here