Compartir

Policial de origen sueco que transcurre en El Cairo. Reglas genéricas procedentes del policial respetadas a rajatabla con la suma de un contexto político y social que se relaciona con aquel caótico y violento Egipto “real” de hace más de un lustro. También, o por ese motivo, Crimen en el Cairo es un thriller político: una ciudad y una sociedad podrida y corrupta, unos personajes que representan a la ley pero que actúan fuera de ella, un paisaje a punto de estallar desde sus entrañas políticas y sociales entremezcladas con el cine de género tomando al policial como reglamento clásico sin necesidad de recurrir a originalidades de puesta en escena ni a virtuosismos de la cámara. Clasicismo puro y concreto.

El eje central es Noredin, un detective con aire a Harry Callahan trabajando en la débil frontera dentro de la ley y fuera de ella. El cadáver de una mujer en un hotel, la aparición de una cantante como disparador ajeno a la trama inicial, la figura del antihéroe Noredin –encarnado por un buen actor, Fares Fares (junto a su prominente nariz) -, los superiores del policía que hacen su trabajo, los televisores, diarios y radios que narran los cambios que se producían en aquella sociedad egipcia, un amor típico del género (policía y heroína) y el esquema básico pero siempre atractivo de un film noir (“nada es lo parece ser”, ramificaciones y desvíos inesperados de la historia) conforman un relato que avanza a pasos lógicos y previsibles pero nunca gratuitos.

Crimen en el Cairo no tiene la pretensión de re-inventar al género. Todo lo contrario: confía en su narrativa visual, en personajes arquetípicos junto a un par giros dramáticos en donde se combina el género con el contexto “real” ficcionalizado acá por el director de sueco Tarik Saleh.

Y, como casi siempre sucede, si se cuenta bien una historia, la Meca te espera y te presenta un destino ajeno al de una cinematografía periférica. Pues claro: el proyecto actual de Salehl se llama “Charlie Johnson in the Flames” con Liam Neeson. Como también (casi) siempre ocurre, bien rapidito Hollywood pone el ojo y coloca la plata en una nueva mesa de negociación…

CRIMEN EN EL CAIRO
The Nile Hilton Incident. Suecia, 2017.
Dirección y guión: Tarik Saleh. Fotografía: Pierre Aïm. Escenografía: Roger Rosenberg. Vestuario: Louize Nissen. Productor: Kristina Åberg. Intérpretes: Fares Fares,  Tareq Abdalla,  Yasser Ali Maher,  Nael Ali,  Hania Amar,  Slimane Dazi, Ger Duany,  Ahmed Abdelhamid Hefny,  Ahmed Khairy,  Mari Malek,  Ahmed Selim, Hichem Yacoubi,  Mohamed Yousry. Duración: 106 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here