Compartir

Fiel exponente del terror “pastiche” debido a la acumulación desenfrenada de referencias a otras películas, siempre mejores que Paranormal o… Nails en el título original.

Transparente ejemplo de terror “hospital(ario)” con la cámara recorriendo pasillos, violando intimidades de pacientes (en realidad, solo uno y alguno que da vueltas), presentando un tipo de terror ad hoc para adolescentes sin demasiadas pretensiones de descifrar virtudes y / o defectos de la puesta en escena.

El arranque no es original pero se disfrute sin autoexigencias: un accidente, una internación, una paciente con la cara maltrecha, dificultades en el habla, fracturas, respiradores artificiales, cuidados intensivos.

Pues bien, ya se está ante el recuerdo de algún clásico añejo pero valioso como Hospital del terror o, ya inferior, aquella Halloween 2, cuando aun no se recurría a la steadycam como uso y abuso. Simplemente, porque no existía.

Pero en Paranormal hay un pasado que corroe: el espíritu de un enfermero asesino de niños que anda con ganas de reaparecer y pegarle más de un susto a la ya de por sí inestable protagonista (Shauna MacDonald, quien salva algunas escenas).

Un poquito de música ruidosa por allí destinada a que se pegue algún salto o grito bastante gratuito, algunas referencias a la familia disfuncional que integra el personaje principal, un par de momentos inquietantes que aluden a las súbitas reapariciones del enfermero criminal, una imagen terrorífica del asesino saliendo de un ropero (sí, claro, los asiáticos ya hicieron mil planos parecidos), en fin, una mirada sobre el género que se ubica en una zona intermedia más relacionada a la omisión que al rechazo instantáneo.

Eso es Paranormal: la ves sin problemas, se olvida rápido, no incomoda ni tampoco ofende.

Es un “ni” con el pulgar semibajo.

PARANORMAL
Nails. Irlanda, 2017.
Dirección: Dennis Bartok. Producción: D. Bartok y Tom Abrams. Producción: T. Abrams y Joseph Kaufman. Música: Ade Fenton y Tim Slade. Montaje: John Walters. Con: Shauna MacDonald, Ross Noble, Steve Wall, Richard Foster-King. Duración: 85 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here