Compartir

La principal característica de las segundas partes suele ser que se cuenta la misma historia con leves variantes, esto se cumple a menos que estemos en presencia de una trilogía. Mamma mía, vamos otra vez cumple con la idea de que que la gente quiere ver la misma historia, casi como los chicos que ponen las películas en loop. Diez años después de aquel hitazo que llevó a la pantalla la comedia de Broadway que usaba el repertorio de Abba, el mayor producto de exportación sueco, llega la segunda parte.

Por las dudas de que no se acuerden de que iba aquella película y solo les haya quedado en la cabeza las pegajosas melodías livianas de Abba, sus canciones hacen mover la patita aún a los más reacios y amargados que no son capaces de bailar nada, como el autor de esta nota sin ir más lejos.

El asunto en aquella película se trataba de una chica a punto de casarse que Sophie ( Amanda Seyfried) que descubre en el diario íntimo de su madre que existen tres posibles responsables del embarazo que le dio vida y a espaldas de Donna (Meryl Streep) y los invita a los tres para que juntos a las mejores amigas de Donna desentrañen quien es el progenitor. La película era una comedia liviana en la que todos los implicados se divierten con la trama y cantando a bailando los éxitos de Abba.

El nuevo capítulo se divide en dos para contar por un lado la historia de la hija de Donna como propietaria del hotel en la paradisíaca isla griega, que está dispuesta a realizar una fiesta de inauguración a todo lujo. Todos los actores de la primera película vuelven para ayudar a Sophie y recordar a Donna que ha fallecido hace un tiempo. La otra parte de la película es la trama que conectó a Donna allá por los ochenta con los tres galanes europeos con los que se involucró sentimentalmente, una trama que terminó en el embarazo de Donna y el nacimiento de Sophie.

El principal problema del relato es que las canciones más poderosas de Abba fueron usadas en la película anterior pero digamos que un lado B de Abba sigue siendo interesante de escuchar. Al elenco masculino original (Pierce Brosnam, Colin Firth y Stellan Skargard) se suma Andy García y por la parte femenina se agrega la abuela de Sophie que es nada menos que Cher, que ya se sabe que se apresta a sacar un disco con temas de Abba.

La película es tan liviana como la primera, algo sentimental, con bellas imágenes, bellos paisajes y una alegría pop imbatible que termina por doblegar al ser más oscuro. ¿Cómo puede ser mala una película donde todo el elenco termina cantando y bailando vestidos como se vestía Abba en sus años de esplendor? Levanten el cachete, pidan sus pochoclos y no piensen que ese hotel en Grecia se reabrió en el medio de la peor crisis económica de ese país y que en dólares a la rubia Sophie todo le debe haber salido barato, aún cuando haya dado propinas generosas.

¡MAMMA MIA! VAMOS OTRA VEZ
Mamma Mia! Here We Go Again. Estados Unidos/Reino Unido, 2018.
Guión y dirección: Ol Parker. Intérpretes: Amanda Seyfried, Lily James, Pierce Brosnan, Colin Firth, Stellan Skarsgård, Meryl Streep, Cher, Andy Garcia, Julie Walters y Christine Baranski. Fotografía: Robert Yoeman. Música: Benny Andersson y Björn Ulvaeus. Edición: Peter Lambert. Distribuidora: UIP (Universal). Duración: 114 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here