Compartir

Hace un tiempo un fan se preguntaba en un foro de cinéfilos si sería posible que se produjera una película que juntara a James Bond con Ethan Hunt: cuando vi el trailer de la nueva película de la saga de Misión imposible me hizo pensar en una respuesta posible, en tanto la firmeza de James Bond por un lado y la fortaleza de las películas que protagoniza y produce Tom Cruise basada en una vieja serie televisiva. Cuando se hizo la primera de las películas de la versión cinematográfica, Cruise llamó a Brian de Palma, uno de los miembros del grupo de cineastas que en los setenta re definió el negocio del cine, así que De Palma le imprimió a la película su estilo pero a la vez dio el primer paso para que Cruise pudiera afirmarse y seguir haciendo películas con la franquicia de Misión imposible.

De allí en más Cruise acertó una y otra vez en la elección del director para cada una de las películas. Esta nueva entrega lo encuentra a Christopher McQuarrie como director por segunda vez y al igual que en la anterior, es una especie de tren expreso que arranca de la estación y no para hasta llegar a su meta. McQuarrie y Cruise toman impulso de entrada y se mandan sin pensar podría decirse sin pensar aunque por supuesto todo está muy pensado y calculado, así rescatan personajes del pasado, aprovechan el clima de paranoia con la que las películas cargan desde la primera entrega -en la que de entrada Ethan Hunt queda solo porque todo su equipo es eliminado- para descubrir después que el cerebro detrás de aquella matanza estaba su jefe directo el Sr. Phelps.

No viene al caso espoilear lo que ocurre en pantalla porque le quitaríamos sorpresas a cada una de las vueltas de guión, pero sí está bien avisar que el nuevo equipo de Ethan Hunt que viene desde hace un par de película se luce cada vez de manera más pareja y que esta quizás sea la película en la que Tom Cruise se la pasa corriendo más tiempo. Corre de mil maneras diferentes, se hace cargo del papel principal y pone esta vez a una segunda estrella Henry Cavill, el Superman de la polémica serie de películas de DC y Warner y el resultado es altamente satisfactorio.

Misión imposible está de vuelta, Ethan Hunt salta y corre de continente en continente, de París a Cachemira persiguiendo varias cargas de plutonio porque una más tiene que salvar al mundo y cuidar a quienes lo rodean. Los 144 minutos que le lleva a Cruise contar esa historia se pasan volando y ya estamos esperando la próxima.

MISIÓN IMPOSIBLE: REPERCUSIÓN
Mission Impossible: Fallout. Estados Unidos, 2018.
Dirección y Guión: Christopher McQuarrie. Intérpretes: Tom Cruise, Henry Cavill, Ving Rhames, Simon Pegg, Rebecca Ferguson, Sean Harris, Angela Bassett, Vanessa Kirby, Michelle Monaghan, Alec Baldwin. Producción: Tom Cruise, Christopher McQuarrie, J.J. Abrams, Raphaël Benoliel, David Ellison, Dana Goldberg, Don Granger y Jake Myers. Distribuidora: UIP. Duración: 147 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here