Compartir

“La educación es la posibilidad real de elevar
la invulnerabilidad de los sectores criminalizados”
Raúl Zaffaroni

El documental de observación registra una situación que no puede cambiar, aunque quisiera. El documentalista no interfiere, se limita a mostrar y agudizar la mirada. Su compromiso es echar luz a problemas que otros prefieren ignorar. Bajo ese formato, Pabellón 4, el nuevo documental del realizador Diego Gachassin (Los cuerpos dóciles, Habitación disponible, Vladimir en Buenos Aires), nos acerca a la intimidad de la Unidad Penitenciaria nº 23 de Florencia Varela, para demostrar cómo la motivación educativa de los internos del pabellón 4, les otorga una herramienta de pensamiento que modifica su cotidianidad y mejora su proyección de futuro.

La película expone el trabajo diario del abogado y escritor, Alberto Sarlo, en las clases de literatura y filosofía que dicta a los detenidos. Su proyecto está destinado a estimular el debate filosófico y alentar el proceso creativo a partir de la escritura, donde cada uno logra exponer sus experiencias de vida en los cuentos que narran. Escuchamos hablar sobre Foucault, Hegel, Sartre, Dostoievski y la lectura de sus trabajos que formarán el libro La Filosofía no se mancha II: Ficciones filosóficas desde el Pabellón 4.

Fruto de ese tarea, es la participación, como ayudante de Sarlo, de Carlos “Kongo” Mena, un preso que acaba de salir en libertad, y alienta a sus ex compañeros a seguir por ese camino. Una muestra de motivación, que los ayudará, como a él, a cambiar y dejar de ser tumbero.

Si en Los cuerpos dóciles (2016) codirigida con Matías Scarvaci, se comenzó a cuestionar, desde el trabajo del abogado García Kalb, las injusticias del régimen penitenciario y el rol del Estado en el tratamiento de los detenidos; en Pabellón 4, el énfasis está puesto en el aporte y los resultados del proceso educativo, en quienes no tuvieron esa posibilidad. En esa búsqueda, el documental logra nutrirse de herramientas ficcionales que le otorgan mayor dinamismo al relato.

“En Pabellón 4 quisimos mostrar que existe la posibilidad de hacer otra cosa en las cárceles, que la cultura y comprensión produce mejores resultados que la violencia y la tortura”, comenta su realizador.

El tema “educación en cárceles” no es una novedad en materia cinematográfica, fue tratado en muchos documentales: No ser Dios y cuidarlos: estudiar en la cárcel, de Juan Carlos Andrade y Dieguillo Fernández; Unidad 25, de Alejo Hoijman; El Almafuerte, de Andrés Martínez Cantó, Roberto Persano, Santiago Nacif; o La formación. Estudiar en contextos de encierro de Analía Millán, entre otros. Sin embargo, en todos se reafirma la necesidad de mostrar las ventajas de un método de readaptación social más humano y profundo, que se opone al castigo doctrinario del sistema penitenciario.

PABELLON 4
Pabellón 4, Argentina. 2017
Dirección y guion: Diego Gachassin. Dirección de fotografía y cámara: Diego Gachassin. Sonido directo: Gino Gelsi, Agustín Pereyra. Montaje: Fernando Vega. Protagonistas: Alberto Sarlo y Carlos “Kongo” Mena. Duración: 70 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here