Compartir

Ay, Juliette. Te perdono por semejante des-madre (justamente) cinematográfico de algo llamado De tal madre, tal hija de una tal Noémi Saglio, exitosa por Francia a través de comedias menos que livianas pero que en comparación con algunos discretos artesanos de hace tiempo, también del género, (como Claude Zidi, Gerard Oury o Jean-Paul Rappenau), queda allá lejos, bien atrás.

Veamos. Comedia liviana no es sinónimo de comedia fallida. Pero sí la (supuesta) comedia de Saglio patina varias veces. En principio el timing y la eficacia en situaciones y personajes provocan poca gracia, si se omite el esfuerzo de la dupla central para pilotear un guión obvio y redundante y un tanto anticuado en sus propósitos finales y eso que la trama juega permanentemente con los contrastes entre una madre y una hija, la primera con menos de 50 años (Binoche, claro) y la joven (Cottin), cerca de los 30.

Las zonas opuestas entre Mado y Avril aparecen expuestas en los primeros minutos. La madre desordenada, fumadora, impulsiva, sin culpa alguna con el sexo. La hija, en cambio, prolija y obsesiva, consejera, amable, con una vida afectiva pautada de antemano. En ese ir y venir lógico entre dos caracteres en colisión, la película entrega cinco, diez minutos que se ven sin remordimientos, inofensivos en sus objetivos y transparente en su mirada light sobre el mundo.

Sin embargo, los embarazos simultáneos provocarán un giro inesperado, no porque la sorpresa invada la trama sino debido al cambio que se produce en una de las mujeres. Como si el básico esquema argumental no soportara a una madre feliz, libre y provocadora como la que interpreta Binoche (todo ello dentro de una estructura de comedia “blanca”), el comportamiento ligero de Mado modifica a una postura seria y políticamente correcta.

Allí sí la película derrapa para no levantar jamás.

Y eso que Binoche, la hermosa y acá rubia Juliette (ya con sus 54 que no se notan ni ahí) le pone garra, esfuerzo, un par de mohínes y esa experiencia actoral que desde hace tiempo la convirtieron en una estrella que hasta puede salvar algún naufragio.

Pero acá tampoco ella hace pie.

DE TAL MADRE, TAL HIJA
Telle  mère,  telle  fille. 2017.
Dirección: Noémie Saglio. Producción:  Rémi  Cervoni y Camille  Gentet. Guión:  Agathe Pastorino y Noémie Saglio. Música: Matthieu  Chedid. Con: Juliette Binoche, Camille Cottin, Lambert Wilson, Stéfi Celma, Catherine Jacob. Duración: 94 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here