Pocas veces en la historia un balance de la actividad cinematográfica estuvo tan cantado como este año, con Relatos salvajes que se convirtió en un fenómeno más allá del cine, una de esas películas que conectan de manera ideal con su tiempo, logrando casi unánimemente el entusiasmo del público y de la crítica.

Pero más allá del film de Damián Szifron, 2014 tuvo otras buenas noticias para el cine local, que recuperó espectadores de manera notable frente a los tanques, casi siempre estadounidenses. Se estrenaron más de 150 títulos nacionales, la cosecha de galardones en festivales internacionales fue particularmente frondosa y llegaron a las salas títulos de origen tucumano, mendocino y de la pujante Córdoba, sin ninguna duda la provincia que se muestra más activa en cuanto a producción, con buenas películas como Tres D de Rosendo Ruiz, El último verano de Leandro Naranjo y Atlántida de Inés Barrionuevo.

A esto hay que sumarle la creación de cuatro sedes regionales de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica en los próximos dos años, la excelente edición del Festival de Cine de Mar del Plata que recuperó su mejor forma, el boom de muestras regionales (Ventana Andina en Jujuy, Tres Fronteras en Misiones) y el éxito de Ventana Sur. Y claro, el escándalo que significa que una sala como la Leopoldo Lugones, refugio emblemático de la cinefilia, cumpla un año desde su cierre por la inoperancia del gobierno porteño.

En cuanto al cine extranjero que llegó hasta estas playas, no fue un año descollante aunque por supuesto, hubo un puñado de autores que volvieron a mostrar su trabajo y claro, dos noticias tristes: el retiro del gran Jack Nicholson y la muerte de Philip Seymour Hoffman, un actor formidable.

Lo que comenzó con una ovación en la última edición del Festival de Cannes y corona el año con 3,4 millones de espectadores sólo en la Argentina, definió a Relatos salvajes como un suceso incuestionable, con ventas a todo el mundo y la posibilidad seria que compita como mejor película hablada en idioma extranjero en la próxima entrega de los Oscar. Pero además, Relatos salvajes traccionó la taquilla de manera brutal y contribuyó en forma decisiva para que el cine nacional ocupe en 2014 el 18,5% de la cantidad total de personas que fueron al cine durante el año, según cifras aportadas para este informe por la gerencia de Fiscalización del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).

También hubo una lista de títulos nacionales –un poco más larga que el habitual puñado de éxitos– que en tiempos de streaming y tanques extranjeros con gigantescas campañas de promoción, vendieron una nada despreciable cantidad de tickets, si bien todavía hay un número importante de valiosos títulos nacionales que no pudieron superar las dificultades de la distribución y la exhibición en un mercado cada vez más atomizado.

En ese sentido, propuestas como la extraordinaria Jauja, de Lisandro Alonso, con Viggo Mortensen incluido, no tuvo espacio para permanecer en pantalla, al igual que Dos disparos de Martín Rejtman o La otra orilla de Celina Murga, solo para citar algunos ejemplos.

Y mientras avanza y encuentra la debida y heroica resistencia la modalidad que están poniendo en práctica cada vez más las “majors” doblando películas no infantiles, en diciembre se produjo un milagro en la cartelera comercial y llegó Adiós al lenguaje, del inoxidable Jean-Luc Godard, que con 84 años sigue demostrando que es el más moderno de todos y al menos en la Argentina, elevó el nivel de lo que llegó desde afuera a la cartelera, en un año que hicieron lo suyo y bien Richard Linklater (Boyhood: Momentos de una vida), Wes Anderson (El Gran Hotel Budapest), Martin Scorsese (El lobo de Wall Street), Corneliu Porumboiu (Cae la noche en Bucarest), David Cronenberg (Polvo de estrellas), con pocas sorpresas, más allá de Force Majeure: La traición del instinto, del sueco Ruben Östlundque y el suceso de la paraguaya 7 cajas, de Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori.

Y si, parecía que iba a estar siempre pero todo parece indicar que Jack Nicholson, el protagonista de obras inolvidables, se retira por una cruel enfermedad. El fin de una época.

EL FILM MÁS VISTO EN LA HISTORIA LOCAL
Relatos salvajes, dirigida por Damián Szifron y protagonizada por Ricardo Darín, Oscar Martínez, Leonardo Sbaraglia, Érica Rivas, Rita Cortese, Julieta Zylberberg y Darío Grandinetti, es el film más visto en la historia del cine argentino, aunque algunos señalan que Deshonra (Daniel Tinayre, 1952) alcanzó los cuatro millones de entradas. Pero como aclaró a este cronista Axel Kuschevatzky, productor del film del Szifrón, “Cuando se estrenó Deshonra no había un sistema de medición confiable”. Más allá de la posición en el podio, un suceso que excedió al cine.

SE CONSOLIDÓ VENTANA SUR
Más de 2900 acreditados (1900 del exterior), la visita de programadores, exhibidores y directores de festivales de todo el mundo y varios acuerdos de coproducción en marcha, consolidó a Ventana Sur que se realiza desde hace seis años en Buenos Aires, como el mercado de cine más importante de toda Latinoamérica.

LA SALA LUGONES, UNA VERGÜENZA
Desde su fundación en la década del sesenta, la Sala Leopoldo Lugones del Teatro General San Martín es el lugar donde el público y la crítica tuvo la oportunidad a asomarse al cine del mundo, pero este mes se cumplió un año de su cierre por reformas a cargo del ministerio de Cultura porteño y todavía no hay fecha cierta de reapertura.

Desde las redes sociales (en Facebook, por ejemplo, está “Reabran la Lugones”) se está reclamando para que la sala vuelva a funcionar y también se advierte que si bien ya hay una programación armada para febrero, no está garantizado que haya un proyector para el formato DCP, imprescindible en tanto el fílmico ya casi es un recuerdo. Una vergüenza.

FESTIVAL MDQ
En su 60º aniversario, el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata tuvo una edición extraordinaria, con una programación que combinó de manera ideal lo mejor del cine de todo el mundo con visitas destacadas como la directora francesa Claire Denis, el guionista y realizador Paul Schrader, una buena organización y el público, que llenó cada una de las proyecciones en ocho días de auténtica fiesta cinéfila.

LO MEJOR QUE VINO DE AFUERA
Desde Adiós al lenguaje con un Jean-Luc Godard auténtico pero en 3D para seguir ofreciendo su sombría visión sobre el mundo, hasta la ferocidad de otro veterano como Martin Scorsese que parecía domesticado pero no y se despachó con El lobo de Wall Street, ellos solitos salvaron el año, aunque no se puede ni se debe pasar por alto a Richard Linklater, que con Boyhood completa su obsesión por el paso del tiempo y claro, otros autores que siguen presentando batalla como David Cronenberg (Polvo de estrellas) y el eterno Clint Eastwood (Jersey Boys, injustamente ignorada)

LA CREACIÓN DE CUATRO SEDES DE LA ENERC
En el marco del Encuentro de Comunicación Audiovisual (ECA) que se realizó en la última edición del Festival de Mar del Plata, se anunció la creación de cuatro sedes regionales de la Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (ENERC), en Jujuy, Formosa, Cuyo y la Patagonia. Una medida vinculada a la necesidad de federalizar la enseñanza pública, nacional y gratuita, que permitirá que las escuelas reciban 28 alumnos becarios de las diversas provincias integrantes de cada región para estudiar la carrera de realizador cinematográfico y audiovisual.

Compartir