Compartir

El crítico y cineasta Sergio Wolf entró en la Competencia Internacional del 18vo. Bafici con “Viviré con tu recuerdo”, un documental sobre la ausencia y los dispositivos internos del cine, en el que aborda “el enigma de un silencio” e intenta dilucidar las palabras -cuyo audio está perdido- que la famosa cantante de tangos Ada Falcón le dijo antes de morir 15 años atrás, en un convento de las sierras de Córdoba donde permanecía recluida.

La película gira en torno a la obsesión de Wolf por intentar reconstruir -primero mediante distintos recursos cinematográficos y, luego, con la ayuda de una lectora de labios- el diálogo que tuvo con Falcón en la segunda de las entrevistas que le hizo para “Yo no sé qué me han hecho tus ojos”, la película que él y Lorena Muñoz estrenaron en 2003 sobre otro misterio, el de las razones de la cantante para abandonarlo todo.

“La necesidad de reconstruir ese audio fue el punto de partida, porque uno no sabe lo que Ada dijo realmente. Pero la película también habla del paso del tiempo, porque va para atrás y para adelante muchas veces, tiene una zona de investigación y avanza tratando de descubrir el significado de lo que dice, a pesar de su ausencia”, explicó Wolf, cuyo filme se verá por última vez este viernes a las 14 en el Village Caballito.

Además, en medio de esa pesquisa sobre esa conversación inaudible, Wolf propone una reflexión sobre el quehacer cinematográfico y sobre cómo se hace un documental: “La película muestra el propio mecanismo de cómo se va haciendo. Y filma ese momento real de lo que ocurre frente a la cámara. Y al mismo tiempo se pregunta qué pasó con Ada Falcón y en qué medida ese personaje no sigue con uno”.

En una entrevista con Télam, el cineasta – luego de recordar que para hacer esta película tardó “unos 20 años”- sostuvo que lo que le interesaba era “escenificar el mecanismo del cine, ya que más que cine dentro del cine explora su materialidad. Es como si la película partiera de la disociación del sonido y la imagen. Y se pregunta, como un problema expresivo, qué hacer con ese sonido ausente”.

A tono de broma, y haciendo alusión al documental sobre Falcón que había filmado con Lorena Muñoz, Wolf dijo que la película podría haberse llamado “Yo no sé que me han dicho tus labios”, ya que “el accidente que tuvimos en la ruta después de entrevistar a Ada, su muerte, la aparición de un rollo de 16 milímetros que parecía perdido y la misteriosa desaparición de su audio, son volver un poco sobre la misma película”.

Con referencias a investigaciones teóricas de Michel Chion (“La voz en el cine”), Pascal Bonitzer (“Campo ciego”) e incluso el japonés Junichiro Tanizaki (“El elogio de la sombra”), el cineasta indaga sobre “la idea de que en el cine hay siempre una zona que nunca está en cuadro, y que en este caso es claramente el sonido. Quería pensar el problema de la disociación entre imagen y sonido, cuando está el cuerpo y no la voz”.

Según indicó, “la película gira sobre la ausencia presente de Ada Falcón, que está y que no está al mismo tiempo. Por eso la inclusión de las reflexiones de Edgardo Cozarinsky sobre el espiritismo y los medium, porque ella se vuelve material a través de sus imágenes y al mismo tiempo, por la ausencia de su voz, se transforma en fantasmática. Y yo sabía que la única manera de enfrentar un fantasma es enfrentándolo”.

Wolf recordó que le dio “muchas vueltas” al título porque era muy difícil que contara el tema de la película, y por eso apareció ‘Viviré con tu recuerdo’, el último vals que Ada Falcón grabó en 1942, antes de abandonar su carrera y recluirse en un convento en Córdoba: “Me resultaba interesante que fuera la última vez que su voz fue grabada, porque era importante que el título tuviera que ver con ella cantando”.

Para el cineasta, “ningún documental puede ser asociado a la palabra género; cada documental debiera tener o encontrar su propio dispositivo, y en ese sentido no estaría englobado en ningún género. Mi película busca, justamente, una forma propia trabajando con los materiales que debe trabajar: el paso del tiempo, los espacios y las carencias”.

Publicada originalmente en Télam

Compartir

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here