Compartir

Realizar y disfrutar un film sobre un amor basado en un hecho real -así parecería ser el caso según el primer plano de Alma-, es una experiencia usual para cineastas y espectadores. Ahora bien, responder a esta propuesta pero haciendo que una condición patológica, como la de una maníaco depresiva bipolar, articule todos los encuentros y desencuentros amorosos en una comedia de “dos o tres” enredos, es algo bastante más difícil de lograr.

Alma (Javiera Contador) y Fernando (Fernando Larrain) se conocen de niños y a través de varias elipsis podemos ver la manera en que crece su amor: “la primera vez que la vi”, “la primera vez que la bese”, “la primera vez que hicimos el amor”. Pero al parecer, tal como la voz en off de Fernando nos alerta, a veces los años son más fuertes que el deseo de llevar el amor hasta la muerte. Aquí el problema no es el desgaste del día a día común en toda relación sino la condición mental de Alma que ha agotado la paciencia de su esposo. Esta situación predispone una separación que lleva a cada uno a tomar contacto con nuevos pretendientes: Alma conoce en una fiesta a Gastón -un argentino interpretado por Nicolás Cabré- y Fernando debe lidiar con una vieja compañera de escuela que, inexplicablemente, parece interesarse ahora en él.

almaEl film, del argentino radicado en Chile Diego Rougier, desarrolla una historia pequeña que se traslada de una frontera a otra -de Chile a Argentina- pero sin demasiados contrastes entre una y otra zona geográfica. Efectivamente, asistimos a la locura en ambas tierras: Javiera Contador interpreta tanto a Alma -una chilena bipolar, profesora de piano y dependiente de su marido- así como a su alter ego argentino envejecido: la madre de Gastón tan demente como Alma y enamorada de su hijo. También en ambas localidades reina la estupidez, la inocencia, la incompetencia, a veces encarnada en personajes anecdóticos como los que representan la policía argentina, y en otras oportunidades en los amigos, compañeros de trabajo y vecinos de los protagonistas.

Rougier apuesta para esta comedia por una estética y procedimientos bastante tradicionales aunque por momentos se anima a utilizar recursos comunes a los video juegos -particularmente para los personajes femeninos “sexys”- así como algún que otro elemento usual en el discurso publicitario y el video clip. Lo cierto es que, por momentos, más que aportar un aire relajado y joven a la estructura narrativa, se convierten en recursos erráticos que no se presentan con continuidad o bien solo parecen tener el objetivo de ser un resaltador de lo ya exhibido. Sin embargo, en otras oportunidades, pueden tener un efecto de contrapunto interesante en donde se percibe la carrera de Rougier como gestor en el canal Much music así como su trayectoria realizando videoclips.

ALMA
Alma. Chile, 2015.
Dirección: Diego Rougier. Intérpretes: Javiera Contador, Fernando Larrain, Nicolás Cabré. Guión: Diego Rougier, Rodrigo Vergara. Duración: 98 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here