Compartir

Una familia disfuncional conformada por una madre un tanto perturbada y autoritaria, el hijo mayor con una deficiencia mental y la hija menor, es el centro de una historia que en el comienzo parece un estudio con un registro sociológico pero rápidamente se instala en el territorio de lo oscuro. Ercilia, la madre es Marilù Marini, el hijo Raulo es interpretado por Luis Ziembrowsky y la hija menor Roberta es Paula Brasca. Este trío es el que se encarga de que la historia que dirigió Javier Diment adquiera carnadura y se vuelva inquietante para el espectador.

El trío familiar vive en El Escondido, un pueblo de la campiña que está integrado por un grupo ínfimo de casas cuyos habitantes son gente siniestra cuyas vidas parecen tener apenas dos ámbitos donde socializar, el prostíbulo con su bar y la iglesia.

Roberta es la prostituta oficial de El Escondido, ella conoce de manera bíblica, digamos, a todos los varones del lugar. Todos saben esto, los hombres y las mujeres del pueblo. Incluso el cura está al tanto de los servicios que presta Roberta. La vida de los habitantes de El escondido llevan una vida gris, sórdida y promiscua pero todo puede empeorar y empeora. Ercilia mantiene de alguna manera el frágil equilibrio entre los escasos pobladores ejerciendo su poder con extrema dureza a tal punto que parece que ella conociera los secretos más recónditos de sus vecinos. Pero todo parece pender de un hilo, Roberta no debe mantener relaciones con uno de los hombres del pueblo bajo amenaza de su madre de que de suceder ese encuentro sexual pasarían cosas horribles. Al morir Ercillia el frágil equilibrio que mantenía la vida en sociedad de El Escondido estallará y entonces El eslabón podrido muta en otra cosa y lo que era un clima de inquietud deriva en algo decididamente perturbador.

La película de Diment es un artefacto delicado y de relojería que lleva el espectador paso a paso hasta hacerlo descender poco menos que al infierno. Una experiencia oscura en la que vale la pena participar desde la oscuridad de una sala de cine.

EL ESLABÓN PODRIDO
Dirección: Javier Diment. Guión: Javier Diment, Sebastián Cortés y Martín Blousson. Intérpretes: Luis Ziembrowski, Marilú Marini, Paula Brasca, Germán De Silva, Susana Pampín, Marta Haller, Javier Diment, Luis Aranosky, Lola Berthet. Producción: Javier Diment. Distribuidora: Independiente. Duración: 74 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here