María Luz Carballo canta, toca y vive para el blues. Desde pequeña incursionó en el género y todo lo que logró en su vida se lo debe a la garra y el sufrimiento que implicó cumplir su sueño. En este documental, relata su historia con la misma soltura de quien charla con amigos mientas ceba unos mates, haciendo más ameno el relato. La historia de una joven música que dejó su casa en Villa Devoto para probar suerte en Nueva York y Chicago hasta convertirse en “María Blues”, antes de pegar la vuelta a Buenos Aires.

Su relato comienza en una esquina de Villa Devoto y cuenta cómo en 1997 tomó la decisión de partir hacia Nueva York, donde, sin techo ni comida, vio frustrado su futuro como música. Pero no bajó los brazos. Con tan solo 20 años, se dirigió a Chicago, donde tuvo la oportunidad de tocar junto a principiantes y expertos artistas de blues. Cada hecho lo cuenta en el mismo lugar donde transcurrió, como si viviera el momento en cada detalle, nada más que ahora es una María Luz madura y con un largo camino recorrido la que visita la cuna del Blues y su familia en Buenos Aires.

pegarMuchas veces no es lo que dice la nota, sino lo que entre notas uno dice y llega al alma”, dice María Luz, mientras se escucha la melodía del Chicago Blues. La música, producida por ella misma, es lo que hace sentir su historia más cercana. Pareciera no estar guionada ya que la expresión en sus ojos que constantemente se puede apreciar desde un primerísimo primer plano, descarta de plano la idea de que el director Nacho Garassino
(ContrasangreEl fusilamiento de DorregoEl túnel de los huesos) puso las palabras en su boca (aquí la entrevista).

Sufrimiento y amor por la música es lo que recuerda la guitarrista y cantante, quien por momentos deja entrever su emoción y desvela su vida personal a través de los años. Parece un conversación con sus más íntimos amigos de confianza. Por momentos, está sentada y tomando mates, y al segundo aparece junto a sus amigos latinos y afroamericanos que la ayudan a seguir con el relato mientras tocan algo tango o de blues. Cada recuerdo vuelve el documental más emotivo, muy lejos de hacerlo tedioso y aburrido.

Convertirse en una artista tuvo su precio, pero eso le enseñó -como a aquellos soñadores que vean la película- que valió la pena todo el esfuerzo. ¿Jugársela o no? Pegar la vuelta es un rockumental que muestra no sólo el esforzado viaje de una joven para convertirse en una artista muy valorada, sino que, cuando hay garra y buena voluntad, no existe imprevisto que valga dar un paso atrás en el camino al éxito.

3ojookPEGAR LA VUELTA
Pegar la vuelta. Argentina, 2016.
Dirección: Nacho Garassino. Producción: Santiago Podestá. Montaje y Cámara: Santiago Podestá y Nacho Garassino. Música original: María Luz Carballo. Participan: Maria Luz Carballo, Pablo Sarcófago” Cano, Miguel BotafogoVilanova, Lito Epumer, Machi Rufino, Ciro Fogliatta y Machy Madco. Duración: 73 minutos.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here