El actor estadounidense Gene Wilder, recordado por éxitos como El joven Frankestein, Los productores y Una chica al rojo vivo, murió hoy en Stamford, en Connecticut, a los 83 años.

El artista  estuvo nominado a los premios Oscar, como Mejor actor de reparto por Los productores y luego al Mejor guión adaptado por El joven Frankenstein, los dos de Mel Brooks.

Conductor de limusinas, profesor de esgrima, y al mismo tiempo actor del off-Broadway, en 1964 Wilder fue elegido para una puesta de Madre coraje y sus hijos, de Bertolt Brecht, con elenco encabezado por Anne Bancroft, quien lo recomendaría a Mel Brooks.

Su debut en el cine fue tres años después con un papel intrascendente del clásico Bonnie & Clyde, de Arthur Penn, a la que siguió Los productores, de Brooks, en la que compartió cartel con Zero Mostel interpretando a Leo Bloom.

En 1971 fue el primer Willy Wonka de la pantalla grande al encarnar al personaje del cuento de Roald Dahl en el filme Willy Wonka y la fábrica de chocolate de 1971, dirigido por Mel Stuart.

A la que siguió el episodio en el que su personaje enamorado perdidamente de su oveja de Todo lo que usted siempre quiso saber sobre sexo y no se atrevió a preguntar de Woody Allen de 1972.

Dueño de una simpática mirada de ojos celestes, y una curiosa sonrisa Wilder fue uno de esos actores con paciencia y que alcanzó la fama ya cerca de cumplir 40 años, cuando el cine le permitió demostrar su talento para el humor.

En 1974 fue Victor Frankestein junto a Peter Boyle y Marty Feldman, protagonista de El joven Frankestein, de Brooks, quien también lo dirigiría Locuras en el Oeste, la versión de Stanley Donen de “El principito” y El hermano más listo de Sherlock Holmes que fue el primero de los cinco largometrajes que dirigió, entre ellos Una chica al rojo vivo.

El expreso de Chicago, El rabino y el pistolero, Ciegos, sordos y locos, Delicioso para el amor, y Uno miente, otro engaña, que fue su última aparición en el cine, además de numerosos telefilmes y una participación en la serie “Will y Grace” por la que mereció un Grammy, precedieron a su retiro casi definitivo de la actividad, afectado del Mal de Alzheimer.

En Broadway, y antes que en el cine, Wilder participó en “The Complaisant Lover” y aquella versión de “Madre Coraje…” incluso en la puesta teatral de “Atrapado sin salida” para finalmente protagonizar éxitos como “Luv” y en Londres “Laugher on the 23th Floor”.

En 2005 presentó su autobiografía “Kiss Me Like a Stranger” y en 2007 su primera -y única- novela “My French Whore”, con escenario durante la Primera Guerra Mundial.

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here