El cineasta chileno Pablo Larraín presentó en el Festival de Cine de San Sebastián su película “Neruda”, una coproducción con Argentina, en la que participa la actriz Mercedes Morán, y en donde da rienda suelta a una imaginación desbordante para narrar la relación entre el gran poeta y senador comunista Pablo Neruda y su perseguidor, un policía fascinado por su obra y su figura que interpreta Gael García Bernal.

“Para mi haber sido convocada a esta película fue una salvación. Interpretar a un personaje real te genera mucha responsabilidad, pero en este caso me sentí muy libre y liviana porque se trataba de un producto de la fantasía y la imaginación. Me ayudó mucho el espíritu de liviandad, para nada solemne, que se vivía en el rodaje”, recordó Morán, quien interpreta a la pintora argentina Delia del Carril, la mujer del poeta.

Con la descollante interpretación del chileno Luis Gnecco como Neruda, la nueva película de Larraín, que además tiene fondos de España y Francia y compite por el Premio del Público en la sección Perlas del festival, transcurre en 1948 en un Chile directamente afectado por el conflicto entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), más conocido como Guerra Fría.

Allí, el senador comunista Pablo Neruda, de enorme carisma y popularidad por su condición de poeta, es sometido a juicio político, desaforado y perseguido –al igual que todos los comunistas, que debieron pasar a la clandestinidad y muchos de los cuales fueron torturados y asesinados- por el presidente González Videla, al que paradójicamente el partido de Neruda había ayudado a llegar al poder.

Como una suerte de anticipo de la traición que años más tarde Salvador Allende sufriría de parte del general Augusto Pinochet (que aparece como el capitán encargado de los campos de concentración que el ejército mantenía en el desierto de Atacama), la película revela hasta qué punto el presidente Videla respondía a intereses de empresarios y aristócratas locales y a las órdenes directas de los Estados Unidos.

Videla ordena perseguir, detener y humillar a Neruda al jefe la policía de investigaciones, Oscar Peluchonneau, un joven investigador encarnado por el actor mexicano Gael García Bernal, que recibió el primer Premio Jaeger-LeCoultre al Cine Latino, un nuevo galardón que reconocerá la trayectoria de figuras destacadas del cine de América Latina, antes de la presentación del filme en el Teatro Victoria Eugenia.

Y así comienza una especie de juego imaginario entre perseguido y perseguidor, una suerte de desafío intelectual entre ambos, en el que el policía lo busca sin querer encontrarlo, bajo los efectos de una obsesión morbosa por su figura y por su obra, mientras que el poeta intenta a toda costa –saliendo por las noches o durante el día a pasear por calles y prostíbulos- que lo atrape.

Durante esos meses de clandestinidad, e inspirado en los dramáticos eventos de su nueva vida como fugitivo, Neruda escribe su épico “Canto General”, al mismo tiempo que en Europa la leyenda del poeta perseguido por el policía crece y los artistas, liderados por Pablo Picasso, claman por su libertad.

“Neruda” es el sexto largometraje de Larraín, autor de las multipremiadas “Tony Manero” (2007), “Post Mortem” (2010) y “No” (2012), uno de los directores más destacados dentro de una nueva y fructífera corriente de cine chileno, cada vez más reconocido en el mundo y en los festivales internacionales por la calidad de sus películas y la importancia de los temas que aborda.

Publicado originalmente en Télam

Compartir

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here